“Castro es cómplice de socavar la democracia en Venezuela y desatar la mayor crisis humanitaria del hemisferio forzando al 15 por ciento de la población venezolana a salir de su país”, destacó el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

Washington.- El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció este jueves sanciones contra el expresidente cubano Raúl Castro por “graves violaciones de los derechos humanos” en Cuba y Venezuela, donde apoya al gobierno de Nicolás Maduro.

“Hoy hemos designado a Raúl Castro y a su familia inmediata por su implicación en graves violaciones de los derechos humanos. La falta de respeto del régimen cubano a los derechos humanos y su uso de la violencia para ayudar al antiguo régimen de Maduro son responsables de las actuales crisis en Cuba y Venezuela”, resumió Pompeo en su cuenta oficial de Twitter.

Ya en un comunicado difundido por el Departamento de Estado, Pompeo ha esgrimido que, “como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro supervisa un sistema que detiene arbitrariamente a miles de cubanos y que actualmente tiene más de cien presos políticos”.

“Como primer secretario de las Fuerzas Armadas de Cuba, Castro es responsable de las acciones de Cuba para apuntalar el antiguo régimen de Maduro en Venezuela mediante la violencia, la intimidación y la represión”, agrega.

El jefe de la diplomacia estadounidense denunció que, “en concierto con los militares y agentes de Inteligencia de Maduro, miembros de las fuerzas de seguridad cubanas han estado implicados en graves violaciones de los derechos humanos en Venezuela, incluidas torturas”.

“Castro es cómplice de socavar la democracia en Venezuela y desatar la mayor crisis humanitaria del hemisferio forzando al 15 por ciento de la población venezolana a salir de su país y provocando falta de comida y una crisis sanitaria de una magnitud sin precedentes en esta región”, detalló.

Pompeo ratificó que “Estados Unidos apoya enérgicamente los derechos de los pueblos cubano y venezolano” y subrayó que “seguirá usando todas las herramientas económicas y diplomáticas para ayudar al pueblo venezolano a alcanzar la transición que merece”.

Las sanciones se extienden también a Alejandro, Debora, Mariela y Nilsa Castro Espín, los cuatro hijos del expresidente cubano, porque la ley estadounidense permite actuar no solo contra los sancionados sino también contra sus familiares directos.

Con esta decisión, ni Castro ni sus cuatro hijos podrán entrar en Estados Unidos, precisó el Departamento de Estado.

Cuba y Maduro

Cuba es uno de los pocos aliados que le quedan a Maduro en la región. Estados Unidos ya ha impuesto sanciones a altos cargos venezolanos, incluido Maduro, por violaciones a los derechos humanos, corrupción y narcotráfico y ha advertido que seguirá aumentando la presión.

Castro estuvo a cargo de la Presidencia de Cuba entre 2008, cuando dio el relevo a su hermano Fidel, y 2018, cuando cedió el puesto a Miguel Díaz-Canel en una histórica transición de poder.

Desde entonces, Castro sigue únicamente como jefe del Partido Comunista de Cuba (PCC), puesto en el que permanecerá hasta 2021 y que le permite seguir influyendo en la vida política del país.