El observatorio indígena Kapé Kapé recordó que la presencia de grupos no identificados se ha vuelto común en el estado Amazonas.

Eduardo Garrido, indígena del pueblo kurripaco, capitán y pastor evangélico de la comunidad Puerto Montaña Fría, ubicada en la parroquia Platanillal, en el eje carretero sur del  fue asesinado el pasado domingo 26 de mayo.

Según relataron familiares y habitantes al observatorio indígena Kapé Kapé, se encontraban jugando fútbol en la comunidad cuando se hizo presente un vehículo marca Toyota, de color blanco, chasis largo, sin placas y sin identificación, del cual se bajaron cuatro sujetos que portaban vestimentas y capuchas verdes, quienes empezaron a disparar ocasionando la muerte instantánea del líder de la etnia, al recibir uno de los disparos de fusil.

Al sitio se presentaron comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y funcionarios militares, quienes colectaron evidencias y efectúan las entrevistas a los testigos del hecho, a los fines de determinar los responsables del asesinato que enluta a toda una comunidad indígena.

La presencia de grupos no identificados se ha vuelto común en el estado Amazonas, quienes no solamente violan el territorio de los pueblos indígenas, sino que ahora arremeten contra su integridad física violando, entre otros, el derecho a la vida.

El pueblo kurripaco de la comunidad Puerto Montaña Fría exigen que la labor de los organismos de seguridad dé con los responsables del homicidio de su capitán, para tranquilidad de sus parientes y de los habitantes de otros pueblos indígenas. (Prensa Kapé Kapé)