sábado, 28 de mayo de 2022

chuchería

Jesús Uricare: “Papi, quiero ir a Trinidad porque estoy flaquito”

El gobierno de Trinidad y Tobago deportó a 16 niños venezolanos y a sus madres en dos lanchas, el domingo 22 de noviembre, después de detenerlos cuando entraban a la isla sin visas. Regresaron a Trinidad al día siguiente y permanecen aislados en cuarentena por el coronavirus. La defensa alega que buscan protección por razones humanitarias y pide que sean reunificados con los padres que están en Trinidad. Sin embargo, el gobierno del primer ministro trinitario Keith Rowley los considera migrantes ilegales y exige que regresen a Venezuela. Al menos seis de los niños tienen medidas de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se espera la decisión de la justicia trinitaria.

Artículos más leídos

spot_img