En la serie 饾棗饾棽饾榾饾棶饾棾í饾椉饾榾 饾棻饾棽 饾椆饾棶 饾棽饾棻饾槀饾棸饾棶饾棸饾椂ó饾椈 饾棽饾椈 饾椊饾棶饾椈饾棻饾棽饾椇饾椂饾棶 consultamos la perspectiva de los expertos en políticas educativas para comprender la situación venezolana. Coinciden en que la falta de recursos tecnológicos en el hogar y las fallas de los servicios básicos influyen en la profundización de la desigualdad en el acceso a la educación y en que el proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido desvirtuado, dejando en manos de los padres, madres y cuidadores responsabilidades que no le corresponden. Los expertos también ofrecen recomendaciones para escuelas, docentes y padres.

Los estudiantes venezolanos iniciaron un nuevo a帽o escolar el mi茅rcoles 16 de septiembre. Las clases son dictadas a distancia. Escuelas y familias se preguntan c贸mo asegurar el 茅xito para los alumnos a pesar de la incertidumbre, las fallas de conectividad y las deficiencias en los servicios b谩sicos. Esta es la segunda entrega de Desaf铆os de la educaci贸n en pandemia, una serie sobre la perspectiva de los expertos en pol铆ticas educativas para comprender la situaci贸n venezolana. En esta oportunidad habla Juan Maragall, educador venezolano, secretario de Educaci贸n del estado Miranda entre 2008 y 2017. Actualmente es parte de los especialistas en educaci贸n del Banco Interamericano de Desarrollo.

l cierre de las escuelas es producto de una balanza. De un lado est谩 la seguridad sanitaria, y del otro lado est谩n las consecuencias del cierre de las escuelas. Esta balanza, en este momento, est谩 inclinada hacia el cierre sanitario, lo que tiene un peso que debemos tener presente.

Este es un trabajo de Indira Rojas en el marco del proyecto de Prodavinci y el Centro Pulitzer: COVID-19 llega a un pa铆s en crisis: Despachos desde Venezuela

Primero, hay una p茅rdida importante de aprendizajes. Se han hecho distintas estimaciones y sabemos a estas alturas que tanto en matem谩ticas como en lenguaje se espera 50% de desaprendizaje. Es decir, los ni帽os van a olvidar, o se ver谩n retrocesos, en lo que ya sab铆an en lenguaje y matem谩tica. Tambi茅n hay una p茅rdida de cobertura, es decir, vemos alumnos que abandonaron la escuela por el cierre y que no van a regresar. Para Venezuela no tenemos cifras, pero a nivel latinoamericano se estima que la p茅rdida de estudiantes ser谩 entre el 3% y el 14%. Esto tiene un impacto en el futuro, seg煤n las estimaciones de estudios pasados sobre ni帽os que no pudieron ir a la escuela en uno o dos a帽os. Se calcula que en el futuro, por cada a帽o que dejes de estudiar, podr铆as tener una p茅rdida de alrededor del 10% en tus ingresos familiares anuales de manera permanente.

Despu茅s hay una afectaci贸n desde el punto de vista de la edad. Sabemos que los menores de 9 a帽os est谩n m谩s afectados por el cierre de las escuelas que los mayores, porque tienen menos capacidad de aprender desde casa. Y tambi茅n tenemos informaci贸n de que los ni帽os de sectores socioecon贸micos m谩s bajos tienen m谩s dificultades para tener apoyo en el hogar. Tanto porque no tienen conectividad, como porque no tienen condiciones para el aprendizaje en casa ni est谩n acompa帽ados por adultos con un nivel educativo que les permita apoyarlos en el aprendizaje. Todo indica que la mayor铆a de los ni帽os, es decir, un porcentaje mayor, est谩 en esta situaci贸n.

Por lo tanto, hay que hacer todos los esfuerzos posibles para el regreso a clases. Ahora, 驴c贸mo regresar a clases presenciales? El c贸mo requiere de un di谩logo transparente y franco entre las autoridades sanitarias y las escuelas. Las autoridades sanitarias tienen que dar informaci贸n sobre c贸mo son las condiciones y el comportamiento del virus en las diferentes localidades, porque las escuelas no pueden tomar las decisi贸n de reapertura si el virus est谩 en una fase de crecimiento en la zona donde se encuentra. Esto quiere decir que debe haber una apertura para comprender que habr谩 unas zonas donde s铆 se podr谩n abrir las escuelas, y otras zonas donde no. Ser谩 algo progresivo.


Foto Roberto Mata | RMTF

Hay que hacer una inversi贸n para llevar a las escuelas a tener condiciones f铆sicas de infraestructura y condiciones sanitarias que permitan establecer, al momento de su apertura, los protocolos m铆nimos de funcionamiento durante la pandemia de covid-19. El otro componente es garantizar a los docentes condiciones de seguridad y salud. No olvidemos que un porcentaje muy importante de los profesores, se estima que entre el 15% y 25%, superan los 60 a帽os.聽 Y, por supuesto, deben tener condiciones laborales dignas y favorables para que puedan asistir regularmente a las escuelas.

Sobre las condiciones de reapertura, es posible que sea necesario activar el aprendizaje mixto, porque los alumnos no van a poder ir todos los d铆as a la escuela. No todos pueden estar al mismo tiempo en la escuela por condiciones de distanciamiento. Eso implica que los alumnos ir谩n una o dos veces a la semana a clase, y el resto de los d铆as deber谩n estudiar en casa, con las limitaciones comentadas antes. La mayor铆a de los pa铆ses llaman a esta din谩mica educaci贸n h铆brida.

En Venezuela no hay un seguimiento de la calidad de la educaci贸n. No sabemos c贸mo es el desempe帽o en lenguaje ni en matem谩ticas, y tampoco sabemos c贸mo est谩n las habilidades cient铆ficas de nuestros alumnos. No hay ninguna evaluaci贸n, ni nacional ni internacional, que lo est茅 registrando. No se le est谩 dando valoraci贸n ni prioridad al aprendizaje. Y la covid-19 est谩, de alguna manera, profundizando esa situaci贸n de abandono. Esto es grave porque lo que est谩 asociado a calidad de vida y al proyecto de vida exitoso, es decir, lo que est谩 asociado al desarrollo econ贸mico, es el aprendizaje, no la asistencia a la escuela. Asistir a la escuela no es suficiente.

La otra preocupaci贸n fundamental es que la calidad de un sistema educativo a nivel mundial est谩 determinada por la calidad de sus docentes. En Venezuela, la carrera docente como profesi贸n est谩 totalmente destruida y abandonada. Es decir, no se ha invertido en las universidades y en los pedag贸gicos que forman a nuestros docentes y se ha politizado todo el sistema de selecci贸n y contrataci贸n de maestros. Esto en los 煤ltimos 20 a帽os ha destruido la calidad acad茅mica de nuestros docentes.

El paso m谩s importante para recuperar la educaci贸n en Venezuela es recuperar la calidad de la profesi贸n del maestro. Ah铆 necesitamos valorar la profesi贸n, necesitamos que aquellos que desean estudiar educaci贸n est茅n bien formados por universidades y pedag贸gicos con recursos, y una vez que est茅n formados necesitamos seleccionarlos por concursos de m茅rito y no por filiaci贸n pol铆tico-partidista. Una vez que son seleccionados tienen que tener una carrera docente que tenga una trayectoria profesional que reconozca sus m茅ritos y sus avances. Una vez que la persona est谩 en carrera se le debe garantizar un salario adecuado.

Lea aqu铆 otras entregas de la serie Desaf铆os de la educaci贸n en pandemia:

Editorial Roderick