jueves, 25 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

“La libertad de comunicar incide en el modelo de sociedad que nosotros aspiramos”

El coordinador general de Provea y exjefe de redacción de Correo del Caroní, Oscar Murillo, habla sobre el papel que juegan los medios de comunicación independientes en Venezuela en defensa de la democracia y la libertad de expresión como servidores públicos y con perspectiva en DD HH, que ayuden en la construcción de esa sociedad que aspiran los ciudadanos.
Foto cortesía

En los primeros cuatro meses de 2024, el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) Venezuela registró 128 violaciones a las garantías informativas. La ONG Espacio Público, por su parte, contabilizó al menos 68 casos que contemplan 135 violaciones al derecho a la libertad de expresión en Venezuela.

Además precisa que “estas cifras constituyen un incremento del 22% con respecto al total de casos y del 25% con relación al número de denuncias de violaciones recibidas en el mismo periodo de 2023”.

En este contexto se vulnera a una sociedad con derecho a estar informada, pero también se restringen todos los derechos de una sociedad democrática.

A propósito del 47 aniversario de Correo del Caroní, entrevistamos al coordinador general de Provea, Oscar Murillo, acerca de su opinión en cuanto al papel que desempeñan los medios de comunicación independientes en la defensa de la democracia y la libertad de expresión en el contexto actual venezolano.

“La libertad de comunicar, que incluye no solamente el envío, sino también cómo recibimos información, cómo están preparadas las audiencias, incide en el modelo de sociedad que nosotros aspiramos”, afirmó Murillo.

A ello agregó que si se quiere recuperar el significado de palabras determinantes para la convivencia democrática, como es justamente la democracia, los valores, principios como la honestidad, la transparencia, la rendición de cuentas por parte de quienes ejercen las funciones públicas, necesariamente hace falta un sistema de comunicación público y privado que apunte al servicio público.

“Eso es una característica medular, yo diría que irremplazable para nosotros aspirar a una sociedad democrática, una sociedad libre y una sociedad inclusiva”, sostuvo.

Destacó que, en ese sentido, los medios de comunicación juegan un papel fundamental no solamente de registro de lo que pasa, como toda la memoria compilada por Correo del Caroní en los últimos 25 años, sino que “es el punto de partida para construir más adelante, esperemos que sea, no en un futuro tan lejano, para construir las propuestas de políticas públicas que puedan revertir todos los daños o los incumplimientos, o la falta de obligaciones que ha tenido el Estado venezolano, en este caso con el estado Bolívar, con Ciudad Guayana, con la región de Guayana en general”.

“Los medios de comunicación, que tienen un papel fundamental en la sociedad, los medios independientes, autónomos, como Correo del Caroní, en unas piezas para apartarlas y también han pasado por un proceso de judicialización”, recordó quien también fue jefe de redacción de Correo del Caroní.

Murillo hizo referencia a un caso emblemático de corrupción en Ferrominera Orinoco, en el cual “un tribunal, contrario a lo que se viene sentenciando en todo el mundo, penalizó un periodismo de investigación, cuando los tribunales del mundo están dándole más bien el espaldarazo al periodismo de investigación como un primer paso para investigar situaciones que son de interés público’.

Una mirada a los DD HH

Con los años, los medios de comunicación como ventana informativa también se perfilaron como un espacio de análisis y formación a la sociedad, en materia de derechos humanos.

Para el coordinador general de Provea, el trabajo de Correo del Caroní hace más de 15 años fue un ensayo que hoy se convirtió en un aporte periodístico para Ciudad Guayana y el país, pues es un periodismo con perspectiva de derechos humanos, lo que también se le conoce como periodismo de soluciones.

“Es cómo arriman desde el periodismo, los periodistas y los medios de comunicación, hacia lograr tener condiciones de vida digna (…) hace 10, 15 años cuando lo inició el Correo del Caroní, no era tan así. Creo que forma parte del patrimonio de Correo del Caroní, la vanguardia que significó iniciar una cobertura con mirada de derechos humanos, que luego se ha patentado como una visión prácticamente integradora del periodismo, de los derechos humanos en el mundo”, destacó.

– ¿Qué papel juegan la responsabilidad y la ética periodística a la hora de informar en medio de todas las adversidades que se viven comunicacionalmente?

– Es una pregunta interesante que tiene varias dimensiones. Por un lado se está informando en precarias condiciones, esto hay que decirlo. Correo del Caroní, aunque no solamente el Correo, lleva años haciendo un esfuerzo sobrehumano para mantener comunicada a la población de Guayana sobre los problemas principales, medulares, pero también generando opinión pública.

“Entonces hay también una corresponsabilidad a la hora de informar, porque no se informa cualquier cosa, se informa desde una visión, desde un debate, de una reflexión que hace un equipo periodístico, que no necesariamente tiene toda la verdad en sus manos, pero que hace un esfuerzo en aproximarse a esa verdad. Y para eso, sin duda, una palabra clave es la autonomía, la independencia que pueda tener el medio de comunicación”.

Murillo rescata que esa independencia está por encima del error que se puede cometer, como incluir una visión o incorporar una fuente más para contrastar, y que forma parte del debate periodístico, pero “lo importante es hacerlo con sinceridad, con transparencia, que la gente sepa cuál es tu visión del mundo. Y la apuesta es al progreso de Guayana frente a un derrumbe de las capacidades productivas, que lamentamos muchísimo porque no tiene lógica que Guayana haya pasado todos estos años en una situación de derrumbe de su economía”.

Correo del Caroní ha estado orientando sobre qué hacer, y sobre todo convirtiéndose en ese registro de esa pieza de memoria importante para lo que nosotros, desde los derechos humanos, decimos que es una de las piezas clave de la justicia, la no repetición de los hechos”. Explica que se trata de cómo garantizar que en el futuro no se repitan hechos que han llevado a un importante número de habitantes de Guayana a una pobreza extrema, a verse obligados a migrar porque no hay las condiciones para seguir los estudios universitarios, por falta de gasolina y que dificulta la movilidad, por el estado de las escuelas que afectan la calidad educativa, y que todo eso ha creado una desigualdad entre los habitantes de Guayana.

Una tarea intangible

El trabajo es que la gente no pierda su capacidad de asombro y no normalice hechos irregulares por el simple hecho de que se repitan constantemente y, en este momento, no haya sanción.

“Yo creo que Correo del Caroní lo ha logrado desde su actividad periodística, porque al final de cuentas es un medio de comunicación, no es el Ministerio de Infraestructura que te va a reparar mañana las escuelas, es un medio de comunicación que se convierte en una opción, y a veces es la única opción que tienen los ciudadanos para levantar su voz y crear espacio para la defensa de la vida de ese territorio”, afirmó.

Para el coordinador de Provea es una tarea que quizás es poco tangible, como el hecho de “acompañar al pueblo de Guayana en el dibujo, en el trazo de su próximo reto, que esperemos sean muchos mejores a los de los últimos años”.

En ese sentido, el compromiso de Correo del Caroní y demás medios independientes en Venezuela apunta a esa tarea intangible, pero con gran valor a futuro. A que además de construir esa memoria, “se crean las bases para ese mejor futuro para todos los guayaneses, a partir de un relato claro, contundente, con autonomía e independencia de la realidad que le ha tocado vivir a los guayaneses en los últimos años”.