jueves, 25 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Gracias periodistas               

El 27 de junio se celebra en Venezuela el Día del Periodista. Las vulneraciones a la libertad de expresión y de información han sido muchas en el país, ser periodista es un riesgo en Venezuela. Cubrir una protesta, entrevistar a alguien “incómodo”, informar, todo puede ser un riesgo, se han cerrado muchos medios.
Foto Referencial

@luisaconpaz

A los periodistas hay que llamarlos para que informen de nuestros problemas y también para que difundan buenas noticias, que animan y contagian”, así suele decir una directora de un colegio de Fe y Alegría, consciente de la importancia del trabajo de los periodistas.

El 27 de junio se celebra en Venezuela el Día del Periodista, recordando el nacimiento del Correo del Orinoco en 1818.

Buena oportunidad para agradecer a esos profesionales que hoy arriesgan sus vidas para informarnos de lo que sucede en el país y de difundir nuestras opiniones. Y es que en Venezuela ser vehículo para expresarse o informar se ha convertido en un peligro, a pesar de ser derechos contemplados en nuestra Constitución, artículos 57 y 58.

Veamos algunos datos sobre violaciones a la libertad de expresión y de información, según el informe (2023) de Espacio Público, organización que defiende estos derechos.

Estos que colocamos a continuación tienen que ver con “impedimentos a la cobertura”: intimidaciones: 121 casos; censura: 99; hostigación verbal: 48; amenazas: 38; restricciones administrativas: 31; agresiones: 16; ataques: 1. Total: 384, solo en el 2023, según Espacio Público. ¿Cómo les parecen esos números? Añade el informe que en el 2023 se cerraron 12 emisoras de radio.

Y en lo que va del 2024, los datos del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) señalan 128 casos de violaciones a la garantía de informar. Entre enero y abril de este año se han cerrado 11 emisoras de radio. Ya ustedes saben, la radio es un medio con mucha penetración en nuestra sociedad. Las emisoras introducen sus papeles para renovar sus permisos, pero no les contestan, aplican el “silencio administrativo”.

La Ley contra el odio ha servido para muchas cosas, entre ellas, detener a cualquiera por supuesta instigación al odio.

Ya hemos sido testigos de la desaparición casi total de la prensa escrita, por diversidad de motivos: papel, censura… A nosotros nos sigue haciendo falta la prensa escrita sobre todo los domingos. ¿A ustedes no?

Los medios aplican la “autocensura” para evitar ser sancionados o cerrados.

Los periodistas pues, como señalamos en líneas anteriores, se arriesgan al cubrir una manifestación, o entrevistar a algún líder político, o redactar una noticia que suponga una denuncia por violación de algún derecho.

Los periodistas ayudan a legitimar buenas noticias. ¡No se imaginan ustedes lo que eleva la autoestima de una escuela cuando una buena práctica escolar sale reseñada en algún medio! Difundir buenas noticias contagia el ánimo y siembra esperanza. Y nuestro país está necesitado de mucha esperanza.

También los periodistas ayudan a resolver problemas cuando cubren alguna denuncia. Más de una persona se ha salvado cuando es detenida de manera arbitraria, gracias a una denuncia a tiempo.

Los periodistas hoy se han reinventado en todo el mundo: la tecnología, uso adecuado de las redes sociales, los portales digitales… la creatividad y profesionalismo mandando al servicio de toda la sociedad necesitada de información.

Por eso y por muchas cosas más, hay que dar las gracias a esos profesionales y los equipos humanos que les acompañan. ¡Gracias periodistas y que Dios les acompañe para que sigan perseverando y acompañen a la sociedad venezolana!