jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Verstappen puso las cosas en orden en España

Reforzando su liderato tras imponerse en el Gran Premio de España, el neerlandés soportó la presión de Lando Norris, para seguir al frente del campeonato mundial de la Fórmula Uno.

El triple campeón del mundo neerlandés Max Verstappen (Red Bull) reforzó su liderato en el Mundial de Fórmula Uno al ganar este domingo el Gran Premio de España, el décimo del año, en el circuito barcelonés de Montmeló, donde los británicos Lando Norris (McLaren) -que firmó la vuelta rápida en carrera- y Lewis Hamilton (Mercedes) fueron segundo y tercero, respectivamente.

Norris se quedó a poco más de dos segundos y la escudería Mercedes -para la que el inglés George Russell firmó la cuarta plaza- ha dado un paso al frente.

Pero al final del día, Verstappen, de 26 años, certificó su séptimo triunfo del año -el sexagésimo primero en la F1- y, a pesar de no haberlo hecho de forma aplastante, elevó a un 70 su porcentaje de victorias en lo que va de curso. En una carrera en la que los españoles Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonso (Aston Martin) acabaron sexto y duodécimo, respectivamente; y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), octavo.

Los rivales se acercan, pero él vuelve a ganar. Pase lo que pase, ‘Mad Max’ es insaciable. Y este domingo firmó su cuarto triunfo en Montmeló. El tercero seguido en la pista en la que, hace ocho años, se convirtió, con 18, en el ganador más joven de la historia.

Ahora lidera el Mundial con 219 puntos, 69 más que Norris y con 71 sobre el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), quinto este domingo. Lo que implica que, pase lo que pase los próximos dos fines de semana en los Grandes Premios de Austria y de Gran Bretaña, saldrá líder de Silverstone.

Norris le había ‘levantado’ el sábado, en el último suspiro, la ‘pole’ a Verstappen, al que mejoró en sólo dos centésimas en la cronometrada principal, para lograr por segunda vez el primer puesto en una parrilla de F1, después del que firmó en Rusia hace tres años. El primero para McLaren en Montmeló desde que lo consiguiera por última vez el genial Kimi Raikkonen en 2005.

Lando, en trayectoria ascendente con el monoplaza de Woking, y ‘Mad Max’ -recordando que no ganó por casualidad los pasados tres Mundiales y que está aquí para ganar el cuarto- acabaron de un plumazo con las ilusiones del público local; que, después de verle firmar el segundo tiempo de los entrenamientos del viernes y el mejor en el último libre, horas antes de la calificación, hubiese apostado fuerte por una ‘pole’ de Sainz.

También había soñado con ella Hamilton -cuyas seis victorias en Barcelona sólo iguala el otro séptuple campeón mundial, el alemán Michael Schumacher-, el más rápido el viernes y único piloto con seis ‘poles’ en Montmeló. Pero Sir Lewis se conformó con salir tercero, al lado de Russell, en una segunda fila propiedad de Mercedes; y Sainz, con arrancar sexto: junto a Leclerc, desde la tercera hilera, copada por Ferrari.

Es decir, que en Barcelona, de la primera media docena se mantuvieron todos los puestos, salvo los primeros dos: los que se intercambiaron Norris y el astro neerlandés. Que no falla.

Alonso partía décimo, desde la quinta, al lado del australiano Oscar Piastri (McLaren) -que el sábado la había pifiado en su último intento y que acabó séptimo-. Por detrás de los Alpine de Pierre Gasly y Esteban Ocon -noveno y décimo este domingo- y justo delante de ‘Checo’, octavo en la calificación y que salió undécimo debido a la sanción de tres puestos que le impusieron en Canadá. Antes de recuperar la octava plaza, con la que cruzó la meta.

Russell tuvo un arranque espectacular, ganando tres posiciones de una tacada en la salida; que todos, salvo el tailandés Alex Albon (Williams) -con medios- tomaron con los neumáticos blandos; y en la que Verstappen también rebasó a Norris, que, al intentar defenderse del astro neerlandés, le abrió la puerta, por fuera, al inglés.

Alonso perdió dos puestos, en favor del alemán Nico Hülkenberg (Haas) y de ‘Checo’. Y en la primera curva de la tercera de las 66 vueltas que se dieron este domingo, ‘Mad Max’ confirmó su condición de ‘super-depredador’ para rebasar a Russell y tomar el liderato.

Sainz superó a su compañero de la Costa Azul y le arrebató la quinta plaza; y tras los primeros quince giros circulaba a siete segundos y dos décimas de Verstappen, que lideraba con cuatro sobre Russell, 5.1 respecto a Norris y 6.3 sobre Hamilton.

Russell cambió a medios en la 16, en idéntico movimiento que efectuó Sainz, para lanzarle un ‘undercut’ a Hamilton, que entró en garaje en la siguiente. Y, dos vueltas más adelante recuperó la posición en una arriesgada acción -anotada, pero no investigada- en la que rebasó, rozando rueda con rueda, al talentoso piloto madrileño.

 Fernando instaló los medios en la 20, cuatro antes de que lo hiciese Norris, que cedió el liderato a Leclerc; que, un giro después, fue el último en completar su primer cambio de ruedas. Tras la reordenación, Verstappen lideraba por delante de los dos Mercedes, con Carlos en la cuarta plaza, a quien se le acercaba peligrosamente Lando; que lo rebasó en la 26 y comenzó a apuntar, firmando vueltas rápidas, a los coches de la escudería de Brackley.

En la 32, Norris pasó a Sir Lewis; y a la siguiente, traspasado el ecuador de la prueba, ‘Mad Max’ lideraba con 7.8 segundos sobre Russell y con 8.8 sobre Lando. Con Carlos en la quinta plaza -a trece-; y Alonso, decimotercero -a 50-, un puesto por delante de ‘Checo’, que rodaba a 53 segundos de su compañero de equipo.

En la 35, tras una muy espectacular batalla con Russell, Norris se colocó segundo; pero a algo más de nueve segundos de Verstappen.

Y dos giros después, tanto Russell, como Sainz instalaron las gomas duras con las que afrontarán el tramo final de la prueba. Algo que hipotecó el final de su jornada en relación a sus respectivos compañeros, que en el desenlace tuvieron mucho más ritmo que ellos con el neumático blando.

Con neumáticos seis vueltas más frescos que los de Verstappen, Norris rodaba a cuatro segundos y tres décimas del neerlandés tras dos tercios del recorrido. En la 44. El número del coche de Hamilton, que paró para lanzar un órdago y poner los blandos. Una jugada que le salió bien, porque contuvo el ataque final de su vecino de garaje.

Verstappen se había guardado un juego de neumático blando que usó a partir de la 45. Y con esas gomas nuevas acabó firmando su séptima victoria del año. El cambio de ruedas de Norris no fue el mejor y volvió a pista a nueve segundos; pero tras ir progresando llegó un momento en el que comenzó a pensar que igual la segunda plaza no era tan mala; conformándose con la vuelta rápida en carrera.

La batalla final entre los Mercedes se resolvió a favor de Hamilton, que fue el que subió al podio en uno de sus circuitos favoritos. Carlos -del que se esperan noticias pronto- concluyó sexto, después de cederle a Leclerc, con blandos y mejor ritmo, la quinta plaza. Y ‘Checo’ -que instaló gomas blandas en la 50- se tuvo que conformar con la octava, por detrás del segundo McLaren, el del ‘aussie’ Piastri.

Verstappen le acabó dando la razón a Alonso, que, a principios de semana había afirmado, en una entrevista que tuvo lugar en el Museo Circuito que lleva su nombre, que no tiene la menor duda de que “este año será el del cuarto título” del neerlandés, en su opinión, el piloto que más se le parece.

Fernando sabe muy bien de lo que habla. No en vano, nadie en la historia ha disputado más carreras de Fórmula Uno que él.

Este domingo, tras apuntar que no espera mejoras ni en Austria, ni en Silverstone, el astro astur resumió de forma impecable la situación actual F1 y de su propia escudería en el ‘corralito’ de Montmeló. “Aquí sólo hay uno contento, que es Verstappen. Norris ha mejorado mucho, pero no ha ganado la carrera. Los Mercedes han dado un paso adelante, pero están a años luz de Red Bull o de luchar por el campeonato. Los Ferrari son un ‘súper equipo’ y no están ni en el podio. Así que vamos a poner todo en contexto”, dijo.

“En Austria no espero nada y espero un ‘mini funeral ‘en cada rueda de prensa”, apuntó Alonso, provocando la risa de los periodistas españoles presentes en la zona mixta. “No estamos contentos, que quede claro. No vamos a decir que estamos contentos de estar aquí, fuera de los puntos. ¿Que nos gustaría estar en el podio? Sin duda alguna. Pero vamos a intentar ganar algún día; en un corto futuro, esperemos. Y, para eso, hay que caminar antes de correr. Y ahora mismo no sabemos ni caminar. Así que vamos poco a poco”, afirmó, de forma rotunda, tras la carrera, el doble campeón mundial asturiano.

Se puede decir más alto. Pero no más claro.