sábado, 13 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Uruguay despachó y eliminó al anfitrión 

Los charrúas terminaron por expulsar a Estados Unidos de la Copa América al derrotarlos por 1-0, avanzando a los cuartos de final.

Uruguay venció este lunes 1-0 a Estados Unidos para avanzar a los cuartos de final de la Copa América como líder del Grupo C con tres triunfos en tres presentaciones y condenar a Christian Pulisic y compañía a una prematura eliminación.

Un gol de Mathías Olivera revalidado por el VAR en el minuto 68 decidió a favor de los 15 veces campeones este partido jugado frente a 55 mil espectadores en el Arrowhead Stadium de Kansas City (Missouri), que no pudieron tener a su seleccionador Marcelo Bielsa en el banquillo por sanción, con el asistente Pablo Quiroga en su lugar.

Olivera empujó el balón a la red al aprovechar un rebote tras un cabezazo de Ronald Araújo, en una acción cuestionada por los anfitriones, que consideran que debió ser anulada por fuera de juego.

“Es muy loco. Yo no entiendo”, criticó el seleccionador local, Gregg Berhalter.

 ”Es decepcionante, realmente lo es, pero esto pasa en el fútbol y tenemos que vivir con esto”.

Fue un encuentro muy duro, marcado por lesiones. El extremo charrúa Maximiliano Araújo tuvo que dejar la cancha antes de cumplirse la media hora de juego por una conmoción craneal.

Uruguay cerró en el primer lugar del grupo con pleno de nueve puntos y Panamá lo acompañará en cuartos de final con seis, después de derrotar 3-1 este mismo lunes a Bolivia. Estados Unidos se queda fuera con solo tres unidades.

Locales contra la pared

El partido tuvo un comienzo extraño para Uruguay.

Acostumbrada a empezar con una avasallante presión sobre la salida del rival, santo y seña de los equipos de Bielsa, la selección celeste vio a Estados Unidos apoderarse de la pelota liderado por su capitán Pulisic, que empujaba hacia adelante a los norteamericanos, obligados a ganar.

“Al comienzo, no estuvimos demasiado intensos en la presión inicial”, reconoció Quiroga. “Cuando ajustamos un poco esa situación (…), el trámite del partido ya se fue más hacia lo que nosotros queríamos”.

Pese a ese envión de los locales, obligados a ganar para evitar su adiós, la noche era tranquila para Sergio Rochet en el arco, porque los norteamerianos se quedaban cortos a la hora de convertir ese ímpetu mostrado en ocasiones de gol.

Estados Unidos, poco a poco, perdía fuelle.

Y llegaron buenas oportunidades uruguayas en el 38 y el 43: un remate desviado de Darwin Núñez tras un buen centro justamente de Cristian Olivera -sustituto de Maxi Araújo- y un increíble fallo de Facundo Pellistri cuando se encontró la esférica en el área con todo a favor.

Estados Unidos también fue golpeado por lesiones y el atacante Folarin Balogun tuvo que salir antes del descanso, reemplazado por Ricardo Pepi.

Sentencia celeste

Con un imperial Federico Valverde en el medicampo, Uruguay mostró una cara distinta después del mediotiempo y extendió su larga tradición como “aguafiestas” de los dueños de casa en grandes citas futbolísticas, que tiene en el famoso Maracanazo del Mundial de Brasil-1950, aquel mítico triunfo 2-1 con el que le arrebató el título a los brasileños, su ejemplo más emblemático.

Ahora sí hacía valer el agresivo estilo de los equipos de Bielsa.

El gol llegó a pelota quieta: Nicolás De La Cruz cobró una falta y Ronald Araújo sacó un potente cabezazo que bloqueó el arquero Matt Turner. Mathías Olivera, aprovechando el rebote, anotó.

El VAR confirmó el tanto al descartar una posición adelantada.

“No quiero hablar demasiado del árbitro. Es frustrante, pero así es este torneo”, afirmó Pulisic. “Obviamente las emociones están a flor de piel”.

Con Panamá derrotando al mismo tiempo a una Bolivia que encadena 15 partidos sin sumar siquiera un punto en Copa América, la noche se le vino encima a Estados Unidos.

Colombia o Brasil, a la espera de la definición del Grupo D, se perfilan como posibles rivales en los cuartos de final. “Son dos grandes rivales”, manifestó Quiroga.