sábado, 22 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Toni Kross se corona por última vez

El volante alemán disputó su último partido oficial con el Real Madrid y lo coronó ganando una vez más la Liga de Campeones con su habitual buen juego. Fue despedido como todo un héroe.

En una noche que fluía tan gris como el juego del Real Madrid, Toni Kroos supo de nuevo, por última vez como futbolista luciendo la camiseta de su club, sacar su varita mágica para poner en la cabeza de Carvajal un balón que queda desde ya para la historia del madridismo.

El saque de esquina que dio el gol al Madrid será el último gran servicio a la causa del alemán, retirado para siempre de un equipo campeón en el minuto 85 de un partido que sella una trayectoria de leyenda.

Poco dado a explicitar sus sentimientos -pese a su emoción en el homenaje que le tributó el Santiago Bernabeu en su última actuación-, Kroos salió del campo con una enorme sonrisa en la cara y en medio de una atronadora ovación.

Se encaramó a una de las vallas del fondo de la afición madridista, donde recibió los gritos de “¡Toni! ¡Toni!” de sus seguidores mientras él mismo los alentaba con los brazos.

Terminaba así una carrera en el Real Madrid para todos los tiempos, un nombre que no hizo ruido al entrar, pero que sale en medio del ensordecedor reconocimiento de todo el mundo del fútbol.

El córner que cambió el partido llegó después de que Kroos ofreciera señales cada vez más nítidas de que en el balón parado podía estar la llave que abriese el choque.

Hasta el minuto 30 ni siquiera tuvo la oportunidad de botar un saque de esquina. Cuando lo hizo, con la afición madridista a sus espaldas, Wembley casi se viene abajo.

Kross estaba sufriendo ante el duelo enormemente físico que había propuesto el Borussia Dortmund. Sabitzer le echó el cerrojo durante la primera parte, y pese a acabar con el mejor porcentaje de pase (95%), casi todos ellos fueron de seguridad, sin capacidad de romper líneas.