jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Simone Biles vuela a los Juegos Olímpicos

La superestrella de la gimnasia consiguió su tercer viaje al escenario más importante de su deporte al lograr este domingo la victoria en las eliminatorias olímpicas de Estados Unidos.

Simone Biles regresa a los Juegos Olímpicos y a la candente atención que los acompaña.

La superestrella de la gimnasia consiguió su tercer viaje al escenario más importante de su deporte al lograr la victoria en las eliminatorias olímpicas de Estados Unidos el domingo por la noche, registrando un total de 117,225 en los dos días para hacerse con el único lugar automático en el equipo de cinco mujeres.

Tres años después de los Juegos Olímpicos de Tokio, en donde se retiró de múltiples finales para priorizar su seguridad y salud mental, Biles regresa a la justa luciendo tal vez tan bien como siempre.

“Confiando en el proceso y (mis entrenadores), sabía que iba a regresar”, dijo Biles.

Biles no va sola

La actual campeona olímpica Sunisa Lee, la campeona olímpica de ejercicios de suelo de 2020 Jade Carey, la medallista de plata olímpica de 2020 Jordan Chiles y Hezly Rivera, de 16 años, fueron incluidas en el equipo de cinco mujeres más tarde el domingo por la noche. Joscelyn Roberson y Leanne Wong son las suplentes.

Un viaje a Francia nunca estuvo en entredicho en realidad desde que regresó de un receso de dos años el verano pasado. Todo lo que ha hecho en los últimos 12 meses es ganar un sexto título mundial y su octavo y noveno campeonato nacional (ambos récords), al tiempo que consolida aún más su estatus como la mejor de su deporte.

Se dirigirá a París como una de las favoritas prohibitivas para asegurar el oro olímpico que ganó en 2016, pero también con cosas en las que trabajar.

Biles dio un paso atrás después de realizar su salto con doble pica Yurchenko, un testimonio tanto de la dificultad del salto como del inmenso poder que genera durante una habilidad que pocos gimnastas masculinos intentan y aún menos aterrizan tan limpiamente.

Saltó de la viga después de no poder aterrizar su vuelta lateral, aunque no estaba tan frustrada como durante una actuación descuidada el viernes que la dejó soltando una palabrota para que todo el mundo la viera.

Biles terminó con una floritura en el ejercicio de suelo, su evento característico. Aunque hubo un pequeño paso fuera de los límites, también estuvo la inigualable caída de clase mundial que ha sido durante mucho tiempo su marca registrada.

Bajó del podio ante una gran ovación y luego se sentó en lo alto de las escaleras para disfrutar del momento en lo que podría ser su última ronda competitiva en suelo estadounidense en bastante tiempo.

Siguiente parada, París.