miércoles, 17 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

River gana de “carambola” y por el empuje del “Diablito” 

La entrada del juvenil Claudio Echeverri le cambió la cara al River Plate que con un gol de “carambola” del uruguayo Boseli y un misil del también charrúa Fonseca derrotaron al Deportivo Táchira.

River Plate reaccionó de la mano de la joven promesa Claudio ‘El Diablito’ Echeverri y venció este martes 2-0 al venezolano Deportivo Táchira en su debut en la Copa Libertadores 2024, con goles de los uruguayos Sebastián Boselli y Nicolás Fonseca.

Boselli anotó en el minuto 72 con la suerte de su lado, pues un despeje le pegó en la cara y el balón terminó entrando al arco, y Fonseca aumentó la cuenta en el 79 con un bombazo a unos 35 metros de distancia.

Fue clave en el triunfo millonario el ingreso desde el banquillo de Echeverri, que dio sentido a la ofensiva del equipo entrenado por Martín Demichelis cuando se le complicaba su visita a Venezuela.

El partido en el estadio Pueblo Nuevo, en San Cristóbal, abrió el Grupo H del torneo continental, que el miércoles completará su primera jornada con un enfrentamiento entre Nacional de Uruguay y Libertad de Paraguay.

Con balón, sin ideas

River Plate y su 9, el colombiano Miguel Borja, empezaron el compromiso con fuerza, pero se fueron diluyendo.

Un cabezazo desviado de Borja en el minuto 12, con la portería a su merced, fue la mejor ocasión de los hombres de Demichelis en la primera mitad. Los argentinos tenían la pelota, pero echaban en falta ideas, con lo que hombres como Pablo Solari o Facundo Colidio quedaban aislados.

Táchira esperaba para contragolpear, pero parecía nervioso, impreciso, por lo que sus contras no llegaban a buen término.

Obligado a reaccionar después de que el viernes pasado perdiese 1-0 ante Huracán en la duodécima fecha de la Copa de la Liga de Argentina, su primera derrota del año, River movió fichas en el segundo tiempo.

Echeverri entró por Nacho Fernández en el minuto 67 y todo cambió.

Apenas tres minutos después de su ingreso, el mediocampista de 18 años se abrió paso entre adversarios y sacó un remate que chocó en un defensa. Borja no supo aprovechar el rebote.

Y el futuro jugador del Manchester City inició luego la jugada en la que Boselli marcó.

La diana del lateral uruguayo tuvo mucho de fortuita, con un despeje de Anthony Uribe que terminó con la esférica anidando en la red después de que le diera en el rostro. No fue un gol virtuoso, pero rompía el 0-0.

Todo lo contrario fue el tanto firmado por Fonseca, cuyo misil lejano sorprendió a Aranque; una bonita pincelada.

Táchira descontaba en el tiempo agregado, por intermedio de Uribe, pero la anotación fue anulada por posición adelantada de un compañero.