miércoles, 24 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Otro nuevo récord para el fenómeno

Shonei Ohtani se robó su 15ta base en la primera entrada del juego que los Angelinos perdieron por 8-3 en contra de los Gigantes y se convirtió en el primer jugador en acumular por lo menos 40 cuadrangulares y 15 bases robadas durante los primeros 114 juegos de su equipo en la temporada.

Anaheim.- El jugador multifacético Shohei Ohtani continúa haciendo historia.

Ohtani se robó su 15ta base del año en la primera entrada del juego que los Angelinos perdieron por 8-3 en contra de los Gigantes la noche del lunes y se convirtió en el primer jugador en acumular por lo menos 40 cuadrangulares y 15 bases robadas durante los primeros 114 juegos de su equipo en la temporada.

El único otro jugador con por lo menos 40 batazos de cuatro esquinas y 15 estafas durante los primeros 120 encuentros de su equipo es el Salón de la Fama Ken Griffey Jr., quien alcanzó esos niveles en el 117mo compromiso de Seattle en 1998.

Ohtani, el gran favorito para recibir el Premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana por segunda vez en tres temporadas, disparó su 40mo jonrón para liderar las Mayores el jueves en contra de los Marineros. El fenómeno japonés también subió a la loma ese día como abridor, pero abandonó el juego tras lanzar 4.0 entradas en blanco debido a calambres en el dedo medio de su mano de lanzar.

Ohtani se sigue perfilando para realizar su próxima salida el jueves contra los Gigantes. El derecho ha hecho 21 aperturas, registrando efectividad de 3.32 con 160 ponches en 124.2 episodios.

El lunes, Ohtani también exhibió su velocidad al conseguir un doblete arrancando la sexta entrada y anotó la carrera del empate en un sencillo productor de C.J. Cron con dos outs.

Ohtani lleva paso de 57 jonrones y 21 estafas. Su marca personal en cuadrangulares son 46, y su récord personal en bases robadas son 26. Ambas cifras las alcanzó durante su campaña que le ameritó el trofeo de JMV en el 2021. El récord de bambinazos de la franquicia es de 47, que Troy Glaus fijó en el 2000.