viernes, 12 de agosto de 2022

Nadal vuelve a soñar en París, Alcaraz se despierta

Rafael Nadal mostró sus credenciales para ganar el Roland Garros tras despachar al número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, mientras que Carlos Alcaraz, uno de los candidatos fue despachado por Alexander Zverev.

Rafael Nadal mostró sus credenciales para ganar el Roland Garros tras despachar al número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, mientras que Carlos Alcaraz, uno de los candidatos fue despachado por Alexander Zverev.

París.- El español Rafael Nadal volvió a demostrar que es el rey de Roland Garros con una victoria en cuartos de final sobre el serbio Novak Djokovic, número 1 del mundo y defensor del título, mientras que su compatriota Carlos Alcaraz, que partía como otro de los candidatos cayó frente al alemán Alexander Zverev.

Nadal y Zverev se medirán por un puesto en la final el próximo viernes, en una rivalidad que domina el español por 6 a 3.

El español dio un golpe al torneo, tiró de los galones que se le suponen al trece veces campeón y demostró que todos aquellos que se obstinan en enterrarle no cuentan con su capacidad de renacer.

Con todo en contra, frente a un rival que traía una racha de 14 triunfos consecutivos, en plena confianza, en el turno de noche que perjudica a su juego directo y de ataque, Nadal demostró que nunca hay que perder la fe en sus opciones.

El español dio una lección de táctica, de adaptarse a las penurias y de sacar partido de sus ventajas, incluida la del público, que acudió en masa a la central de París, atraído por el cartel más impresionante y el más repetido de la historia del tenis.

El capítulo 59 se saldó con una victoria de Nadal, la 29, la 20 en 28 en tierra batida, la once en 18 en Grand Slam, la ocho en diez en Roland Garros.

Fue un triunfo no exento de épica, porque Nadal llegaba sin rodaje a este torneo, con el físico en plenas dudas tras las dos lesiones que sufrió en los últimos meses, que dieron un golpe de freno a la magnífica temporada que venía completando, coronada con su victoria 21 en Grand Slam en el Abierto de Australia.

Igualarle era el objetivo de Djokovic, pero el serbio tendrá que esperar, porque Nadal no se cansa de ser eterno y se impuso 6-2, 4-6, 6-2 y 7-6(4) en un maratón de juego brillante por ambos contendientes.

«Si miramos las cuatro horas de partido, creo que durante más minutos he sido más dominante yo que él (…) He jugado mi mejor partido en los últimos cuatro meses», aseguró el español, que hace medio mes acababa renqueante su participación en el torneo de Roma.

Nadal le concedió una importancia elevada a la victoria por la forma en la que se consiguió y por la comunión con el público.

Djokovic, que puso fin a una racha de nueve triunfos consecutivos, reconoció el nivel competitivo de Nadal para remontar el cuarto set, cuando él dominaba por 5-2 y tenía saque para apuntarse el parcial.

Zverev apea a Alcaraz
El rival de Nadal será un Zverev que jugará su segunda semifinal consecutiva tras derrotar a Alcaraz, su primera victoria contra un top10 en un Grand Slam.

El alemán completó un extraordinario partido frente al tenista de moda en París, el jugador más aclamado por la grada que aplaude la frescura y vistosidad de su juego.

Pero al español, de 19 años, le faltó algo de experiencia para contrarrestar el sólido juego de servicio de Zverev, tercera raqueta del mundo, que apenas le dio opciones y se impuso por 6-4, 6-4, 4-6 y 7-6(7).

Elevó el nivel de juego Alcaraz en el tramo final, pero no fue suficiente para desarbolar a un tenista que le saca seis años y muchos partidos entre la élite.

El español detiene su sueño en París precisamente en la misma ronda donde el año pasado había fijado su techo, los cuartos de final que alcanzó en el Abierto de Estados Unidos. Pero si entonces apenas pudo competir, ahora lo dejó todo en la pista.

Una derrota para aprender, sentenció el español, que sin embargo no ocultó que se siente capaz de ganar un grande.

Tengo capacidades y el nivel para poder ganar, pese a la derrota de hoy sigo pensando que puedo ganar un Grand Slam», aseguró.

En el cuadro femenino la primera semifinal la jugarán dos neófitas en esa ronda de un grande: la estadounidense Coco Gauff, de 18 años, que se deshizo de su compatriota Sloane Stephens, finalista de 2018, 7-5 y 6-2, contra la italiana Martina Trevisan, de 28 años y 59 del ránking, que venció a la canadiense Leylah Fernandez, 18 del mundo y de 19 años, por 6-2, 6-7(3) y 6-3.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img