martes, 28 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Minnesota le pasó la escoba a los Suns

El super equipo formado por Kevin Durant, Devin Booker y Bradley Beal pasará a la historia de la NBA como otro proyecto con nombres en mayúsculas sobre el papel pero nulo rendimiento en la cancha.

4-0 y eliminados en primera ronda tras ser solo sextos en el Oeste. Ese es el ridículo balance de los Phoenix Suns, que comenzaron la temporada como aspirantes al anillo y que la han acabado sufriendo una humillante barrida a manos de los Minnesota Timberwolves (116-122 este domingo).

El super equipo formado por Kevin Durant, Devin Booker y Bradley Beal pasará a la historia de la NBA como otro proyecto con nombres en mayúsculas sobre el papel pero nulo rendimiento en la cancha.

Booker trató por todos los medios de evitar el hundimiento con 49 puntos y 6 asistencias este domingo y Kevin Durant también puso de su parte con 33 tantos, 9 rebotes y 5 asistencias, pero Beal cerró una campaña muy pobre con solo 9 puntos y acabó eliminado por faltas.

En ningún momento de octubre a abril, los de Frank Vogel han dado la sensación de ser un candidato sólido, fiable y consistente en un Oeste ferozmente competitivo y que se les quedó muy grande.

Al contrario, los de Arizona han sido un barco a la deriva por las evidentes carencias de la plantilla (tanto de talento como de físico), la escasa química de su trío estelar y las lesiones que también les han castigado.

Los Suns no solo cayeron en este ‘playoff’ en primera ronda sino que además sufrieron su primera barrida desde 1999 (3-0 contra los Portland Trail Blazers).

La crisis en Phoenix amenaza ser descomunal con una situación financiera muy complicada: Kevin Durant cobrará el próximo año 51,2 millones y tiene contrato hasta 2025/2026, Beal recibirá 50,2 millones con vinculación hasta 2026/2027 y Booker se embolsará 49,7 millones con un acuerdo con los Suns hasta 2027/2028.

Phoenix se lo jugó a un ‘todo o nada’ para ganar por la vía rápida pero el órdago les salió fatal y ahora les toca revisar las desastrosas pérdidas, como el hecho de que no tienen ninguna elección de primera ronda del draft de 2025 a 2030.

20 años no son nada para los Wolves.

Frente a la desintegración de los Suns, los Timberwolves (terceros del Oeste) dieron un aviso más a la NBA de que este año van muy en serio con un bloque muy físico, compenetrado y peligroso que aplastó a Phoenix de principio a fin.

Esta es la primera vez que la franquicia con sede en Minneapolis consigue una barrida en su historia.

Además, esta fue la primera victoria en el ‘playoff’ para Minnesota en 20 años, es decir, desde aquella temporada 2003-2004 en la que el equipo encabezado por Kevin Garnett hincó la rodilla en la final del Oeste contra Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Shaquille O’Neal.

Ahora el faro de los Wolves es Anthony Edwards, sensacional una noche más con 40 puntos (31 de ellos en la segunda mitad), 9 rebotes y 6 asistencias este domingo incluyendo un 7 de 13 en triples.

El dominicano Karl-Anthony Towns también destacó con 28 puntos y 10 rebotes.

La única nota negativa para los Wolves fue el golpe en la rodilla que sufrió en la banda su entrenador, Chris Finch, en una acción fortuita con Mike Conley, lo que llevó al técnico a tener que abandonar el encuentro cojeando en los últimos minutos del cuarto periodo.

Los Timberwolves se enfrentarán en la siguiente ronda al vencedor de la serie entre los Nuggets y los Lakers que domina Denver por 3-1.