domingo, 23 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Los Timberwolves evitan la barrida 

Con Anthony Edwards y Karl-Anthony Towns en plan estelar, Minnesota se salvó de ser barridos por Dallas al imponerse por 105-100, pero aún siguen en terapia intensiva.

De la mano de sus figuras Anthony Edwards y Karl-Anthony Towns, los Timberwolves de Minnesota vencieron este martes 105-100 a los Mavericks en Dallas y recortaron su desventaja a 3-1 en la Final de la Conferencia Oeste de la NBA.

Los Mavericks, que tenían su primera oportunidad de sellar el boleto a las Finales ante los Celtics de Boston, se vieron superados por un fulgurante último cuarto de Edwards (29 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias) y Towns (25 cartones y 4 triples), quien se redimió en una serie en la que estaba decepcionando.

Luka Doncic logró un triple doble de 28 puntos, 15 rebotes y 10 asistencias pero Kyrie Irving, la otra estrella de los Mavericks, vivió una de las peores noches de su carrera en playoffs con 16 unidades.

El quinto partido de la eliminatoria se disputará el jueves en la cancha de los Timberwolves, que sueñan con el milagro de ser la primera franquicia en remontar un 3-0 en contra en la historia de los playoffs.

Por ahora, Minnesota evitó la humillación de ser barridos 4-0 como les sucedió a los Pacers de Indiana en la Final del Este ante los Celtics, el mejor equipo de la fase regular.

“Simplemente queríamos ganar un partido para extender la serie”, recalcó Edwards, la gran revelación de estos playoffs a sus 22 años.

“No quería que nos barrieran, sobre todo aquí, en su cancha (…) Nunca me han barrido, entonces me lo tomé como algo personal”, recalcó el carismático escolta.

El acierto de Edwards y Towns, que logró 20 de sus 25 puntos en la segunda parte, neutralizaron el último intento de remontada liderado por Doncic, que anotó un acrobático triple a 13 segundos del final tras recibir una falta.

El esloveno falló el tiro libre adicional concediendo el primer triunfo de los visitantes.

“Este partido fue mi responsabilidad”, declaró después un autocrítico Doncic.

 ”Tenemos que hacerlo mejor. Han ganado un partido, tenemos que centrarnos en el siguiente”, recalcó el esloveno, que persigue las primeras Finales de su extraordinaria trayectoria en la NBA.

La derrota fue también la primera de la carrera de Irving en un juego en el que su equipo podía pasar de ronda, después de 14 victorias seguidas en esa clase de partidos.

Su Super Bowl

Sin margen de error, los Timberwolves se presentaron el martes con una actitud mucho más agresiva que en los tres juegos anteriores de la serie, como había anticipado unas horas antes el propio Irving.

Mientras se ejercitaba en el calentamiento, el base dijo ante la cámara que sus rivales se preparaban para jugar “su Super Bowl”, mientras para ellos era “un partido normal”.

Edwards, elegido para el nuevo ‘Dream Team’ que competirá en los Juegos Olímpicos de París, ratificó el presagio en un primer cuarto en el que no encontró defensor que lo frenara.

El explosivo escolta convirtió 14 puntos en el periodo inicial mientras Doncic sumaba 8 en los primeros cinco minutos para marcar el ritmo ante el habitual inicio lento de Irving (6 tantos al descanso).

La mayor ventaja de un partido muy igualado se dio en ese cuarto inicial con 24-12 a favor de Minnesota, que cedió ese terreno en la recta final de la primera parte cuando Edwards y Towns tuvieron que sentarse por problemas de faltas.

Tras el descanso, al que se llegó con empate a 49, Towns cometió otra falta en ataque que lo enviaba al banco con cinco personales con 17 minutos todavía por delante.

Como en la mayoría de juegos de la serie, el duelo se decidió en los últimos minutos, en los que Towns impulsó el acelerón clave con dos triples seguidos antes de ser eliminado por faltas.

Sin su gran socio y con los Mavericks a un triple de distancia, Edwards mantuvo la sangre fría para clavar la canasta decisiva con un espectacular tiro de media distancia a 40 segundos del final.

Una nueva pérdida de balón de Irving y el tiro libre errado por Doncic aplazaron por ahora el boleto de los Mavericks a sus primeras Finales desde el anillo de 2011.