jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Los campeones del mundo culminaron su segundo entrenamiento

Previo a su choque amistoso ante Panamá, la Albiceleste de Messi estará en casa por primera vez tras obtener el Mundial de Qatar-2022. El partido se disputará en el Monumental de River Plate con boletería agotada.

Ezeiza.- La selección de fútbol de Argentina culminó este martes su segunda sesión de entrenamientos, a la que pudieron acceder momentáneamente los medios de comunicación, en las vísperas del amistoso del próximo jueves ante Panamá en el Estadio Monumental, en Buenos Aires.

El combinado dirigido por Lionel Scaloni se entrenó en el recinto deportivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en Ezeiza (provincia de Buenos Aires), con la vista puesta en el partido del 23 de marzo, que supondrá el regreso de la Albiceleste a los terrenos de juego tras la conquista de su tercera Copa del Mundo en Qatar 2022.

Los futbolistas saltaron al césped en torno a las 17.15 hora local (20.15 GMT), organizándose en grupos de seis o siete jugadores para empezar a calentar con suaves toques de balón, mientras los porteros entrenaban por separado.

El último en salir del vestuario fue el capitán, Lionel Messi, quien enseguida se sumó a Nicolás Otamendi, Rodrigo de Paul y Ángel di María, su núcleo de mayor confianza dentro de la selección.

Tras concluir los primeros ejercicios de calentamiento, los 36 futbolistas que forman parte de esta convocatoria se distribuyeron en cuatro grupos para comenzar el entrenamiento propiamente dicho, que incluyó un gran «rondo» final, en el que pudo apreciarse la buena sintonía entre los jugadores.

En una rueda de prensa previa, Scaloni aseguró que su principal «meta» en esta etapa es que los futbolistas «entiendan» que deben mantener su «nivel» sobre los terrenos de juego, demostrando a sus rivales que son un equipo «muy duro de batir».

«La idea es siempre ir por más. Tardamos un montón en ganar (la Copa del Mundo), porque eso significa lo difícil que es. Esperemos que no pase tiempo para la siguiente. La meta es ir a lo máximo, ganar y competir, y eso es lo que nos llevó a donde estamos ahora», aseveró este martes el técnico santafesino.

La expectación para el encuentro del jueves es máxima, ya que la AFA ha organizado una fiesta de celebración del título mundial con la afición que, en apenas dos horas y media, agotó las 83.000 localidades a la venta.

Se espera un amplio dispositivo de seguridad para los próximos días en las calles de Buenos Aires, puesto que se teme que decenas o cientos de miles de personas salgan a las calles para ver a sus ídolos de cerca, como ya ocurriera durante los festejos tras el título conseguido en Qatar 2022.

La presencia del capitán, Lionel Messi, y del resto de los jugadores que se proclamaron campeones del mundo el pasado 18 de diciembre ha convertido ese primer duelo en tierras argentinas en la fiesta colectiva que no pudo concretarse, precisamente por la acumulación de casi cinco millones de hinchas en las calles.