domingo, 14 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¡Histórico! Ángel Padrón lanzó no hit no run

Los venezolanos culminaron de primeros en la ronda eliminatoria de la Serie del Caribe nada más y nada menos que con un no hit no run de Ángel Padrón.

¡Que los ángeles digan amén! Ángel Padrón desayunó con la noticia que sería el lanzador abridor del encuentro de este miércoles por los Tiburones de La Guaira ante el conjunto de Nicaragua. El zurdo cambió su plan de trabajo, en principio se estaba preparando para ser relevista en el carreo.

Se mentalizó sin saber que su mejor juego como profesional estaba a las puertas del loanDepot park, pues lanzaría un encuentro sin hits, ni carreras. Los escualos se llevaron el triunfo 9-0 para terminar como líderes de la ronda regular (5-1). 

El mánager Oswaldo Guillén le entregó la pelota a Padrón, aunque Luis Martínez era el otro en la lista de opciones, y no se equivocó. La estrategia del juego era que estuviera en el montículo por tres o cuatro entradas, pero el destino le tenía preparado un panorama totalmente diferente.

“El juego es especial para mí, porque Padrón me dio mucho para el juego de semifinal. Un cuerpo de relevistas con un día de descanso. No es muy conocido (Padrón), pero es un muchacho vital en lo que hemos conseguido como equipo”, comentó Guillén.

Padrón regaló boleto a Raudy Read, que le arrebató el juego perfecto en el inicio del octavo capítulo, para dejar en 21 los retirados de manera consecutiva.

Situación que no lo sacó de concentración, se mantuvo enfocado y pudo culminar la hazaña que comenzó a susurrarle al oído después de la tercera entrada.

“En el cuarto inning me di cuenta que tenía al frente el mejor juego de mi vida, traté de mantenerme calmado, no pensar en ello. Aunque confieso que es imposible”, confesó el lanzador, que en sus nueve años de carrera profesional nunca había lanzado más de seis entradas en un encuentro. “Creo que lo más difícil de hoy, fue levantarme y recibir la noticia que me tocaba abrir el juego.

Porque siempre estuve mentalizado para venir desde el bullpen en cualquier situación. Tuve que cambiar el chip rápido, fue un primer ajuste antes de iniciar el duelo. Me dijeron que iría dos, tres, o máximo cuatro innings”, sonrió Padrón, quien sólo necesitó 88 lanzamientos para completar una rareza que no se ejecutaba desde el año 1952, cuando Thomas Fine la consiguió con el uniforme de Leones de La Habana ante Cervecería Caracas.

En este tipo de encuentros se producen jugadas a la defensiva, que contribuyen a darle el molde adecuado a la gloria que se está fraguando. El miércoles no fue la excepción. Ramón Flores, en su día de descanso, debió batear como emergente y tomar su guante para cubrir el jardín central, tras la lesión por un pelotazo a Franklin Barreto en el primer inning, y fue protagonista en dos jugadas clave para mantener viva la esperanza de la perfección.

En el cuarto inning tomó en gran forma un elevado de Benjamín Alegría y repitió en el cierre del séptimo, haciendo una jugada similar cuando bateaba Francisco Peguero.

“Fui a preguntarle tanto a Alexi Amarista como a Ramón Flores quien quería ir en lugar de Barreto, estaban juntos en el dugout. Les dije que hicieran un pare o none, Amarista se me escondió y Flores dijo ‘yo mismo soy’. Para que vean que bueno soy (como piloto), que traje el pelotero que haría el trabajo”, bromeó Guillén.

La ofensiva de los Tiburones, que este jueves se medirán a Curazao (cuarto clasificado), pisó el plato nueve veces y conectó un total de 18 imparables. El otro encuentro será entre los Federales de Chiriquí (Panamá) y los Tigres de Licey (República Dominicana), juego que se disputará a las 4:00 pm.

Guillén, los no hit no run

Oswaldo Guillén ha estado involucrado en la pelota profesional desde la edad de 17 años. Su travesía arrancó en las menores en 1981. Con los Padres de San Diego. Así que son 43 calendarios en el negocio.

Como pelotero vivió y celebró el no hit no run de Wilson Álvarez contra los Orioles. Ese domingo 11 de agosto de 1991 en el Memorial Stadium de Baltimore, defendió el campocorto y soltó 2 cohetes y anotó en dos oportunidades.

Mientras que, en el rol de estratega, vio desde la cueva el sin hits ni carreras (18 de abril de 2007 contra Texas) y Juego Perfecto (23 de julio de 2009) de Mark Buehrle, ambos en el US Cellular Field.

“Me gustaría haber estado en esa situación más como pelotero. Porque hubiera sido protagonista defendiendo ese no hit no run. Mientras que como mánager es diferente. La perfección de Buehrle fue el más difícil que vi. Él es un pitcher de contacto”, recordó.

Hubo espacio para no dejar pasar la otra cara de la moneda. La hazaña de Urbano Lugo Hijo un 24 de enero de 1987, para darle el título al Caracas en la zafra 1986-1987.

“También fui parte de otro no hit no run, pero en contra, que todavía celebran los Leones”, hizo una pausa para soltar unas carcajadas. (lvbp.com)