viernes, 12 de agosto de 2022

Salzburgo desea seguir su sueño europeo

Ante un Bayern Múnich con marcadas ausencias, el Red Bull quiere prologar su estadía en la Liga de Campeones, dónde disfruta por ahora su histórica clasificación a los octavos de final.

Ante un Bayern Múnich con marcadas ausencias, el Red Bull quiere prologar su estadía en la Liga de Campeones, dónde disfruta por ahora su histórica clasificación a los octavos de final.

Viena.- El Red Bull Salzburgo desea prolongar su sueño europeo ante uno de los grandes favoritos de la competición, un Bayern Múnich que llega con tres notables bajas, en la id de los octavos de final de la Liga de Campeones, donde se verá un estadio austríaco a rebosar.

El conjunto austríaco, que ya ha hecho historia esta temporada con su primera clasificación para los octavos de final de la máxima competición europea, quiere aprovechar el empuje de su público y la mala racha del Bayern de Múnich para lograr un buen resultado en su primer partido del cruce.

De momento, ya consiguió su mejor posición en ‘Champions’ con un vistoso juego ofensivo y la plantilla más joven de la competición: 22 años de media.

Sin embargo, el empuje y la energía que da esa juventud tiene también algunas contrapartidas, como la falta de experiencia y ciertos errores en los ajustes defensivos.

Un ejemplo fue el partido entre el Salzburgo y el Bayern en la fase de grupos de la campaña 2020-21, con una dolorosa goleada en casa por 2-6 contra los bávaros.

Aunque el Salzburgo se adelantó e hizo sufrir al Bayern en gran parte del partido, cuatro dianas encajadas en el último cuarto de hora sellaron una contundente derrota.

Ahora la obsesión del Salzburgo es aprender de ese partido, no caer en errores defensivos y mantener la concentración durante todo el choque.

El Salzburgo en algunos momentos se desconecta de los encuentros y eso ante un equipo como el Bayern es letal.

El delantero suizo Noah Okafor recordó esta semana ese partido: «El Bayern nos mostró que no podemos cometer errores a este nivel. Queremos aprender de eso y hacerlo mejor en este duelo, incluso si el Bayern vuelve a ser el favorito».

Tras el reciente cambio de las leyes contra la pandemia, el Salzburgo podrá llenar nuevamente su estadio con casi 30.000 espectadores para el choque contra el poderoso vecino bávaro.

Otra estrella del equipo, el delantero alemán de 20 años Karim Adeyemi, aseguró que el equipo quería ganar y que «en la Champions League todo es posible».

Adeyemi firmó un inicio de temporada espectacular pero en los últimos meses una serie de lesiones y contratiempos -recientemente se sometió a una amigdalectomía- ha frenado esa progresión, aunque sigue siendo el líder de la tabla de goleadores en la bundesliga austríaca con 14 tantos.

El joven alemán es duda para el encuentro con el Bayern debido a esa operación.

Mientras, el jefe de la defensa del Red Bull, el austríaco Maximilian Wöber, se mostró poco impresionado ante la grandeza del rival este miércoles.
«Creo que ellos saben muy bien, lo complicado que será el miércoles para ellos», dijo.

El entrenador, Matthias Jaissle, no duda en otorgar el papel de favorito al Bayern, pero anuncia que su equipo será «valiente» y no renunciará a su estilo ofensivo.

«Sabemos que jugaremos contra el que quizás sea el mejor equipo del mundo en este momento y que tenemos un papel marginal», sostuvo el técnico alemán.

El Bayern llega al partido contra el Salzburgo justo tras encajar una sorprendente derrota por 4-2 ante el modesto Bochum, lo que ha generado discusiones sobre el estado actual del equipo, marcado por varias bajas importantes.

En el Bayern faltan actualmente el meta Manuel Neuer, por una operación de rodilla, el lateral izquierdo Alphonso Davies, recuperándose de una miocarditis tras una infección de coronavirus, y el centrocampista Leon Goretzka, con problemas de rodilla.

Goretzka tiene al menos tres jugadores que podrían ser considerados como sus sustitutos naturales: Marc Roca, Marcel Sabitzer y Corentin Tolisso, que ha sido la opción preferida por el entrenador Julian Nagelsmann.

La posición de Davies puede ocuparla Lucas Hernández, pero Nagelsmann ha optado ante su ausencia cambiar su esquema habitual y pasar de una línea de cuatro a una línea de tres para ganar un hombre en la parte de adelante.

Eso ha llevado a que el Bayern juegue prácticamente con cinco delanteros -Robert Lewandowski en punta, Thomas Müller y Leroy Sané como interiores y Serge Gnabry y Kingsley Coman como extremos- lo que es claramente un riesgo ante los contragolpes del contrario.

Ante el Bochum Nagelsmann volvió al comienzo a la línea de cuatro, sacrificando a Tolisso, lo que hizo que perdiera el control del centro del campo. Cuando volvió al 3-5-4-1 el Bayern tuvo una clara mejoría en ese partido por lo que es de esperar que repita ese esquema.

El planteamiento exige defender muy alto, ejerciendo presión en la mitad contraria, y permite tener a muchos jugadores en el área y sus alrededores en jugadas de ataque.

En todo caso, tras la derrota ante el Bochum, el Bayern llega a Salzaburgo en busca de resarcirse y reconciliarse con su fútbol.

– Alineaciones probables
RB Salzburgo: Köhn; Kristensen, Solet, Wöber, Ulmer; Capaldo, Camara, Seiwald; Aaronson; Adeyemi, Okafor.

Bayern: Ullreich; Pavard, Süle, Hernández; Kimmich, Tolisso; Gnabry, Müller, Sané, Coman; y Lewandowski.

Árbitro: Michael Oliver (Inglaterra)
Estadio: Red Bull Arena (lleno, con 29.520 espectadores).
Hora: 21.00 CET (20.00 GMT).

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img