jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Estudiantes de Mérida vuelve a caer en la Sudamericana

Aprovechando un error del portero venezolano Beyker Velásquez, el Palestino chileno se impuso por la mínima diferencia a Estudiantes de Mérida en el segundo partido del grupo en la Copa Sudamericana.

Rancagua.- Un gol de Mishael Dávila, tras asistencia de Bryan Carrasco y error del guardameta Beycker Velásquez, le dio este martes a Palestino su primera victoria en la Copa Sudamericana ante el venezolano Estudiantes de Mérida, partido disputado en el Teniente de la ciudad de Rancagua.

A los dirigidos por Pablo «Vitamina» Sánchez les salió el plan perfecto: toque en el centro del campo, presión alta y vértigo en el ataque, una receta que le fue efectiva a los Árabes la temporada pasada pero que en esta solo se había visto a cuentagotas.

Vitamina prescindió del intermitente Bruno Barticcioto, uno de los jugadores con más clase del plantel, y apostó por Dávila y Jonathan Benitez como puntas de lanza para Maximiliano Salas, que trabajó para descolocar a la férrea línea defensiva venezolana, y los resguardó con Carrasco, Fernando Cornejo y Agustín Farías.

Los árabes salieron, además, muy fuertes: en apenas 18 minutos sumaron tres ocasiones claras de gol, una de ellas, a los siete minutos, un tiro de Mishael Dávila que se desvió luego de golpear en un defensa y pegar en el palo.

Los venezolanos apenas podían responder, pero cuando lo hacían llevaban cierto peligro, no tanto por sus méritos en ataque como los deméritos de una defensa local algo nerviosa.

El partido se estiraba sin mayores novedades, con dominio de los del Vitamina, hasta el último cuarto de hora de la segunda parte en el que todo se decidió.

Primero, los venezolanos pudieron adelantarse por mediación de Matos, quien inexplicablemente no supo definir a escasos metros del arco con Rigamonti superado.

Unos minutos después, en el 52, Carrasco enfilo la banda desde los tres cuartos de campo, avanzó hasta la punta del área grande y puso un centro raso a la zona del portero que Velásquez no atajó en su salida y Dávila llevó a las mallas solo con la inercia de la carrera.

A partir de ese minuto el partido se ensució: Palestino decidió amarrar su botín y Estudiantes de Mérida salir de la cueva, aunque las mejores ocasiones cayeron del lado de los locales, que pudieron doblar la ventaja en tres ocasiones, dos de ellas para un Barticcioto que entró con el pie torcido.

En los minutos finales llegaron las dos expulsiones, primero de Jesús Paredes, por un entrada duda sobre Collao, quien sustituyó a Rigamonti lesionado (la mala noticia para Palestino en un noche feliz).

Y Superado el minuto 90 de Farías, quien será una sensible baja para el próximo partido, en el que los árabes contra San Lorenzo de Almagro, su posible rival por el segundo puesto.