jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El ciclismo se apoderó de la ciudad en la tercera válida regional del mountain bike

La competencia contó con la participación de más de 100 niños, entre ellos 40 en la llamada categoría compota, reservada para chicos y chicas entre los cuatro y seis años de edad. | Foto cortesía José Gregorio España

Por muchos años y desde el exponencial crecimiento del ciclismo de todo terreno, conocido también como mountain bike, en nuestro estado, todas sus competencias se llevaban a cabo en la periferia de la ciudad y por ende era muy poco el espectáculo que este deporte brindaba a la comunidad en general.

Pero el pasado 18 de septiembre, esta modalidad del ciclismo con todo su colorido se apoderó de uno de los sitios emblemáticos de Ciudad Guayana como es el Parque La Navidad, donde más de 300 ciclistas cambiaron por unas cuantas horas la habitual monotonía.

Centenares de personas detuvieron sus vehículos para ver de cerca este espectáculo y de seguro, más de uno se contagió con este movimiento, que seguramente motivó a varios quienes ya deben estar pedaleando en cualquiera de las avenidas de la urbe.

Tercera válida en movimiento 

El éxito de este evento es producto del trabajo mancomunado de dos clubes que pusieron alma y corazón, para sacar adelante la tercera válida regional de mountain bike.

Los clubes Command Bike, con Alberto Gil a la cabeza, y Sin Rollo Bike, con Ángela Camplone, se mudaron literalmente con su gente para el circuito de la Plaza La Navidad.

Limpieza de maleza, demarcación de la ruta y muchos más temas de la logística demandaron muchos días de trabajo, pero que finalmente se tradujo en un gran éxito, organizativo y deportivo.

“Más de catorce clubes formaron parte de esta válida, con un registro oficial de 303 corredores quienes compitieron en distintas categorías. Vinieron pedalistas de Maturín, El Tigre, Puerto La Cruz, Gran Sabana, El Callao y Upata, además de los corredores del patio”, apuntó Alberto Gil, quien además fue el encargado del cronometraje de la competencia.

Para Ángela Camplone, de Sin Rollo Bike, el otro club organizador de la válida, lo más importante de la competencia fue la participación de más de 100 niños, entre ellos 40 en la llamada categoría compota, reservada para chicos y chicas entre los cuatro y seis años de edad.

La gran presencia de los niños tiene un por qué y es que tras este camino de vuelta a la normalidad han nacido dos escuelas de formación de ciclistas menores que funcionan en el Parque Loefling, antiguo vivero CVG, bajo la conducción de Oscar Vallejo, y otra escuela que funciona en la antigua pista de motocross vía al cementerio, bajo la tutela de Gabriel Bompart.

Esto no termina aquí, ya vendrá una cuarta válida y poco a poco el ciclismo del todo terreno volverá a ocupar el espacio que siempre le correspondió.