miércoles, 17 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El Atlético sorprendió al City de Guardiola

En un encuentro más de la pretemporada europea, el Atlético Madrid del “Cholo” Simeone derrotó al Manchester City de Guardiola por 2-1 en partido disputado en el Seúl World Cup Stadium ante unos 64.185 espectadores.

Seúl.- En medio del vaivén propiciado por el desorden generado por los múltiples cambios aparecieron oportunos el neerlandés Memphis Depay y el belga Yannik Ferreira Carrasco para ejecutar dos latigazos, desde la media luna, que propiciaron la primera victoria de la pretemporada al Atlético Madrid, ante el Manchester City (1-2), en el duelo más exigente hasta ahora en la preparación del cuadro de Diego Pablo Simeone que se apretó al final con el tanto del portugués Ruben Dias.

Fue en el tramo final cuando el choque, hasta entonces cerrado, con ocasiones a cuentagotas, se desató consecuencia de los diecinueve cambios realizados por los dos técnicos, diecisiete de ellos en cinco minutos, que dieron un giro radical a la pinta del encuentro. En la última media hora, con los menos habituales sobre el campo pero con la reivindicación tanto del neerlandés como del belga sobre la mesa, en un duelo amistoso que tuvo algunas conclusiones.

De hecho, dio la sensación de que Simeone empieza a dar forma a su equipo retocado con solo dos cambios en un duelo, en Seúl, que comenzó con un retraso de media hora debido a la tormenta que se desató sobre el estadio horas antes.

El preparador argentino recuperó al meta esloveno Jan Oblak, que no jugaba desde abril pasado, y dio entrada en la defensa al turco Caglar Soyunku, sustituto de Stefan Savic, aquejado de una gastroenteritis. El otomano lo aprovechó.

Dio continuidad el Cholo a la defensa de cinco hombres, con César Azpilicueta Samu Lino en las bandas y con tres centrales. Mario Hermoso y Axel Witsel. Y un centro del campo con Rodrigo de Paul, Koke y Thomas Lemar. La responsabilidad ofensiva está acotada para Antoine Griezmann y Álvaro Morata, afianzado en la punta mientras decae la incertidumbre de su futuro.

Recuperó el Atlético Madrid para la causa a Memphid Depay y Yannick Carrasco y Marcos Llorente, ausentes en el primer partido, pero no hubo noticias de Joao Felix, fuera de la citación, a la espera de encontrar destino o una solución a su devenir. Ni siquiera se sentó en el banco. Estuvo solo al lado, en una silla.

De golpe acentuó la exigencia de su pretemporada el cuadro rojiblanco y cuatro días después de iniciar su relación de amistosos, ante el K-League Stars coreano, con el que perdió 3-2, se encaró con el campeón de Europa, el Manchester City de Pep Guardiola que cuenta sus compromisos preparatorios por victorias. Primero ante el Yokohama Marinos y más reputado el del miércoles pasado frente el Bayern Múnich.

También da forma a su proyecto Guardiola. El entrenador español dio la primera titularidad del curso tanto a Erling Haaland como a Rodri. Y a Bernardo Silva con el que cuenta a pies juntillas a pesar de la ristra de pretendientes que inquietan el devenir del portugués. No es el caso de Kevin De Bruyne, fuera del once otra vez dentro de los plazos establecidos tras la lesión que sufrió en la pasada Liga de Campeones.

En el cruce de estilos, en el cara a cara entre Simeone y Guardiola todo quedó en el aire durante la primera mitad. El Manchester City tiró de rutina, con una presión alta y una desenvuelta circulación de balón que creó ciertos problemas al cuadro madrileño al principio.

Amenazó mucho el campeón inglés que no tuvo ocasiones claras. Advertencias como las de Julián Álvarez o Erling Haaland, perfectamente controlado, cuando el Atlético Madrid no había ajustado su situación. Intentos lejanos de Phil Foden o Jack Grealish. Sin más.

En cuanto el cuadro de Simeone asimiló la situación, el partido se abrió. De hecho, tuvo las mejores ocasiones para desequilibrar el marcador impulsado por el agitador Samuel Lino que desbordó en varias ocasiones para la banda izquierda. De sus botas llegaron las mejores del Atlético. Una, en un centro a Álvaro Morata que cabeceó alto cuando se había adelantado al meta Ederson y después otra hacia Thomas Lemar que se dejó el balón detrás cuando encaraba solo al portero brasileño.

Sobresalió la zaga rojiblanca con la seriedad y el compromiso de César Azpilicueta y el hermetismo de los centrales en una primera parte que se cerró con una estupenda carrera de Antoine Griezmann con buena pinta que no tuvo buen fin.

Cada vez las aproximaciones del cuadro español eran más claras, con más pinta de gol. Pudo llegar el tanto en el 49, en un córner botado por Griezmann que prolongó en el primer palo Álvaro Morata y remató, a bocajarro, Samu Lino. El portero Stefan Ortega, que al igual que Ivo Gbric cambiaron la pinta de las porterías de ambos en el intermedio, únicos cambios, sacó con la mano.

El VAR, si lo hubiera, habría analizado la acción ante las protestas del Atlético Madrid.

La respuesta del City fue contundente. A continuación. En un disparo seco, en un balón suelto en la media luna, de Kyle Walker que repelió el larguero. Fue justo antes del enorme carrusel de cambios que estableció Pep Guardiola. Ocho variaciones del tirón, casi todo el equipo.

Pocos minutos después fue Diego Pablo Simeone el que dio un giro radical a su once con otras ocho innovaciones. Fue un partido nuevo, nada que ver con lo anterior.

Salió beneficiado el Atlético Madrid que con el choque roto rompió el equilibrio.

Amenazó Pablo Barrios en un mano a mano que salvó Stefan Ortega que nada pudo hacer después, en el 67, en un zapatazo desde la media luna de Memphis Depay, que poco antes entró al campo en lugar de Griezmann.

Fue desde entonces un monólogo rojiblanco que con espacios dejó en evidencia el trabajo del City. Marcos Llorente fue una pesadilla para los ingleses que tenían que multiplicarse cada vez que perdían el balón. El partido se reabrió al final, cuando en el 85, el portugués Rubén Dias cabeceó a la red un córner botado por Sergi Gómez que sorprendió a Ivo Grbic que dio la sensación de poder hacer más.

— Ficha técnica:
1 – Manchester City: Ederson (Stefan Ortega, m.46); Kyle Walker (Joao Cancelo, m.56), John Stones (Manuel Akanji,m.55), Rubén Dias, Aymeric Laporte (Sergi Gómez, m.55); Rodri Hernández (Kalvin Phillips,m.55), Bernardo Silva (Matteo Kovacic, m.55), Phil Foden (Oscar Bobb, m.55), Jack Grealish (Rico Lewis, m.55); Julián Álvarez y Erling Haaland (James McAtee, m.55).

2 – Atlético Madrid: Jan Oblak (Ivo Gbric, m.46); Caglar Soyunku, Axel Witsel (Santiago Mouriño, m.61), Borja Hermoso (Ilias Kostis, m.61); César Azpilicueta (Rodrigo Riquelme, m.61), Rodrigo de Paul (Marcos Llorente, m.62), Koke Resurrección (Pablo Barrios, m.61), Thomas Lemar (Saúl Ñíguez, m.62), Samu Lino (Yannik Carrasco, m.61); Antoine Griezmann (Memphis Depay, m.61) y Álvaro Morata (Ángel Correa, m.61).

Goles: 0-1, m.67: Memphis Depay; 0-2, m.74: Yannic Carrasco; 1-2, m.85: Ruben Dias.

Árbitro: Mostró tarjeta amarilla a César Azpilicueta y Caglar Soyunku, del Atlético Madrid y a Sergi Gómez y Kalvin Phillips, del Manchester City.

Incidencias: encuentro internacional amistoso disputado en el Seúl World Cup Stadium ante unos 64.185 espectadores.