jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Con o sin máscara, Mbappé no fue el superhéroe

Su decisión de jugar sin la máscara podía parecer tan arriesgada como valiente de cara a un partido crucial: el nuevo jugador del Real Madrid era consciente de que la misión era complicada y la realidad le dio la razón.

Kylian Mbappé jugó sin la máscara protectora que le molestó durante toda la Eurocopa tras fracturarse la nariz, pero nada cambió: el capitán de Francia apenas apareció y quedó eliminado del torneo este martes al perder 2-1 en semifinales ante España.

Su decisión de jugar sin esa máscara podía parecer tan arriesgada como valiente de cara a un partido crucial: el nuevo jugador del Real Madrid era consciente de que la misión era complicada y la realidad le dio la razón.

Su frustración fue evidente. En su último intento, en el 86, envió a la grada un disparo cuando buscaba el empate a dos, después de deshacerse del marcaje de Daniel Vivian. La última ocasión francesa acababa de evaporarse y la resolución de esa jugada simboliza perfectamente el fiasco que ha sido para él Alemania 2024.

En la anterior Eurocopa, la Francia de Mbappé había caído antes, en la tanda de penales de octavos de final al ser superada por Suiza.

Esta vez ha logrado llegar hasta semifinales, pero la imagen de Francia y de su estrella ha estado muy apagada, sin cumplir las altas expectativas con las que llegaban los actuales subcampeones mundiales.

Este torneo termina también teóricamente con sus esperanzas de hacerse con el Balón de Oro. Sus estadísticas en la Eurocopa son famélicas: un gol marcado de penal ante Polonia (1-1) y una asistencia, este martes para Randal Kolo Muani ante los españoles.

Ese tanto inicial en la semifinal hacía pensar que quitarse la máscara, que él mismo había calificado de “horror absoluto”, había liberado a Mbappé, había sacado al genio de la lámpara, pero todo fue un espejismo.

Los dos goles de la Roja, de Lamine Yamal (21) y Dani Olmo (25), apagaron a Francia.

Rumbo al Santiago Bernabéu

“En cuanto pueda quitármela, me la quito”, había prometido el prodigio de Bondy. Y lo hizo antes de lo previsto, ya que se esperaba que no pudiera hacerlo antes del final de esta competición.

La temporada ha sido caótica para Mbappé, que vivió un último año convulso en el París Saint-Germain, donde terminó la temporada con varias suplencias.

En la preparación para esta Eurocopa tuvo además problemas físicos en la espalda y un muslo.

Fracturarse la nariz en el primer partido de la Euro ante los austríacos fue ya un mal presagio.

Durante el partido sus ocasiones fueron contadas.

En el 56 intentó probar con poco ángulo a Unai Simón y dos minutos después no pudo aprovechar un centro-chut de Ousmane Dembelé para reequilibrar la balanza.

La última ocasión que envió alto a falta de cuatro minutos fue el epílogo definitivo.

Mbappé se pondrá ahora en ‘modo Real Madrid’, el club campeón de España y Europa al que se unirá para el nuevo curso. El listón está muy alto.

“Ha sido difícil, hemos fallado. Queríamos ser campeones de Europa, yo tenía la ambición de ser campeón. Pero hay que pasar ahora a otra cosa. No estuve bien, tengo ahora que descansar. Es muy importante. Luego me voy a una nueva vida y tengo cosas por hacer”, declaró este martes a la televisión beIN Sports.

Las semifinales fueron el punto final en la Eurocopa como lo fue en el fútbol de clubes en la Liga de Campeones, en aquel caso con el PSG ante el Borussia Dortmund.

Pero aunque Mbappé haya estado desaparecido en la Eurocopa, su estatus de superestrella sigue intacto y su juventud (25 años) hace pensar que tendrá nuevas oportunidades en el futuro para reeditar con Francia la gloria que alcanzó en el Mundial de Rusia-2018.

En el 58, un joven espontáneo saltó al campo e interrumpió el partido. ¿Cuál era su objetivo? Hacerse una selfie con Mbappé. Fue controlado rápidamente por los servicios del orden, igual que el atacante estrella de los bleus fue esta vez controlado por la zaga de los españoles.