jueves, 25 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Carlos Rodríguez se bajó de la nave como el Novato del Año

Los Cerveceros de Milwaukee lo mandaron a parar y el pasado sábado se despidió con 52 hits disparados, dónde su accionar fue comparado con Endy Chávez y Luis Arráez. Será difícil volverlo a ver jugar en la LVBP.

Valencia-. Carlos Rodríguez es la perfecta representación de la jovialidad y el desparpajo sobre un terreno de juego. También es, el prototipo de pelotero que trae a la memoria a Endy Chávez, por su alcance en el jardín central y el dinamismo entre las bases, combinado con la habilidad para dirigir la bola como bateador hacia cualquier parte del campo, semejante a Luis Arráez.

No son comparaciones banales. Es el punto de referencia que marcó el patrullero luego de su primera travesía en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, con Navegantes del Magallanes, finalizada el sábado, cuando se despidió con tres hits para elevar a 52 su total en la temporada.

Esa cifra, es la máxima cantidad de imparables en el circuito al iniciar la octava semana de la ronda eliminatoria (igualado con Leonardo Reginatto y Alexi Amarista). También, con ella, el valenciano se convirtió en el primer novato del buque que dispara 50 incogibles o más, desde Arráez, en la campaña 2016-2017, de acuerdo con el motor de búsqueda de PelotaBinaria.

“Ha sido increíble que me comparen con Endy Chávez, y ahora, que me entero de lo de Arráez, no tengo palabras. Son mis ídolos”, dijo Rodríguez el viernes, antes de su último juego en el Estadio José Bernardo Pérez de Valencia, cuando inició con 46 incogibles, una cifra que ya le unía a Arráez y a José Altuve (2010-2011), como los más recientes reclutas nautas con 40 inatrapables o más. “Todos han tenido una trayectoria impresionante en Grandes Ligas, y tanto Altuve, como Arráez, han ganado títulos de bateo. Espero seguir trabajando para ver si el año que viene juego con ellos”.

El habilidoso toletero zurdo pasó a formar parte de un selecto listado de bisoños filibusteros con medio centenar de petardos o más, uniéndose a Pablo Sandoval (76, en la 2008-2009), Arráez (61), Luis Raven (57, en la 1993-1994), Ezequiel Carrera (54, en la 2009-2010) y Luis Rivas (52, en la 1998-1999).

Su proyección le ubicaba con 81 hits, lo que hubiese roto la marca de Sandoval.

Sin embargo, la actuación del patrullero que cumplirá 23 años de edad el jueves resultó tan descollante, que no sólo acaparó las miradas del circuito, sino también de los Cerveceros de Milwaukee, su organización en el norte, e incluso, de otras franquicias de las Grandes Ligas.

“En un principio, Carlitos no tenía ningún tipo de restricción. Si (los peloteros) lo hacen muy mal, toman medidas, y si lo hacen muy bien, también. Ese es nuestro beisbol”, expresó Luis Blasini, gerente deportivo de la carabela. “Él lo ha hecho tan bien con nosotros que ha abierto los ojos en su organización y también en otras. Es un golpe duro que lo hayan mandado a parar. Por supuesto que hemos mandado los correos y hecho las llamadas correspondientes, pero ellos (Milwaukee) esgrimen que ha tomado más de 500 turnos en el año”.

Rodríguez acumuló 392 veces al bate en Doble A con el Biloxi, exhibiendo la menor tasa de ponches entre los jugadores calificados de la Southern League (11,5 %) de acuerdo con FanGraphs. Y sumando a sus cualidades, en el invierno, paciencia en el plato, tras encabezar a sus cofrades filibusteros en boletos (22), además de liderar en el conjunto los apartados de promedio de bateo (.354), bases alcanzadas (66), carreras anotadas (26), cojines robados (seis) y dobles (nueve, junto a Renato Núñez).

“Es indescriptible lo que estoy sintiendo. Estoy feliz, porque gracias a Dios me fue bien, pero también siento un sabor amargo porque no quería irme y dejar a La Nave sin su jardinero central, aunque son cosas que pasan. Hicieron la llamada”, se lamentó el carabobeño. “Venía con ese enfoque, de tratar de tomar buenos turnos e intentar escoger buenos pitcheos. También, teniendo el rol de primer bate, eso es lo que uno debe hacer, intentar siempre estar en base”.

Al momento de su adiós, Rodríguez tenía el mejor average, porcentaje de embasado (.442) y slugging (.891) como primer bate entre los paleadores de la LVBP con al menos 100 turnos (tomó 147) en ese lugar del lineup. Además, fue el único jugador que disputó cada uno de los 36 compromisos del navío en la contienda.

A pesar de toda la atención recibida, que incluyó palabras de Melvin Mora en una publicación de la red social Instagram, donde pidió a sus seguidores que no olvidaran el nombre del joven pelotero, porque le recordaba a Endy Chávez en sus primeros pasos, a la vez que le auguraba ser el guardabosque central de los turcos por largos años, además de un futuro no muy lejano como grandeliga, Rodríguez no se obnubila.

“No me genera presión,”, afirmó el prospecto. “Al contrario, me da confianza y tranquilidad de saber que estoy haciendo las cosas bien, que esas figuras ya me conozcan y hablen de mi talento. Voy a seguir trabajando para mejorar y sepan que acá hay centerfield para rato”.

El hecho de que Milwaukee ya cuente con el súper prospecto Jackson Chourio como la piedra angular de su proyecto, además del experimentando Christian Yelich y los también jóvenes Sal Frelick, Garrett Mitchell y Jake Bauers en los jardines, parece dejar muy bajo el techo de Rodríguez en la franquicia. Lo que abre de lleno las posibilidades de ser una pieza de cambio o ser tomado en el Draft de Regla 5, en el que será elegible a partir del que se realizará en el presente diciembre.

“Nosotros jugamos para las 30 organizaciones. Cualquiera puede pedir un cambio, o tomarme en el Draft de Regla 5”, aseguró Rodríguez. “Estamos enfocados, para ver qué es lo que pasa el año que viene”.-lvbp.com-