jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Cardenales superó en extrainning a los Bravos

Un cuadrangular de dos carreras del “Torito” Odubel Herrera rompió el empate a tres carreras en la décima primera entrada para que los Cardenales de Lara se impusieran por 5-3 a los Bravos de Margarita.

Macuto.- La profundidad y calidad del lineup de Cardenales de Lara es tal, que pareciera no tener ninguna debilidad. Cada uno de sus elementos, e incluso varios que se encuentran en la banca, están capacitados para producir de gran manera y una muestra de ello fue lo que se vivió este miércoles en el Estadio Jorge Luis García Carneiro de Macuto.

Allí, en el vistoso escenario litoralense, los crepusculares doblegaron en 11 innings al conjunto Bravos de Margarita 5 a 3, gracias a un cuadrangular de su séptimo en el orden ofensivo, Odúbel Herrera, el primero para él en más de tres semanas.

Herrera aprovechó un pitcheo del relevista ñero Julio Vivas para depositar la pelota tras la barda del jardín derecho y que encontró en segunda base, por la implementación de la Regla Panamericana, a su compañero Jecksson Flores, sin ningún out en la pizarra.

El batazo del ex grandeliga de los Filis de Filadelfia sirvió para que los pájaros rojos consumaran una remontada, luego de llegar a la séptima entrada en desventaja de 3 a 1, como consecuencia de lo que fue una gran faena monticular de los escopeteros iracundos Pedro Ávila, David Ramos y Yender Cártamo.

Para el grandeliga Ávila fue apenas su primera presentación en la LVBP 2022-2023 y lució tanto como se espera de él, a pesar de haber batallado con ciertos problemas de localización de sus envíos. Sin embargo, su categoría y temple lo llevaron a transitar tres episodios sin anotaciones, con tan solo un hit recibido, trío de base por bolas y cuatro abanicados. Aceptable estreno para el derecho.

El trabajo de Ramos, no difirió de la de su socio de equipo, si bien fue el responsable de una carrera cardenal. El también diestro se fajó también con tres capítulos, en los que admitió cuatro inatrapables, sin transferencias a la inicial y pasó por la vía de los strikeouts a cinco. Le cedió el lugar en el montículo a Cáramo y este extendió el dominio con un capítulo totalmente en blanco.

Durante la estadía de este tridente sobre la caja de pitcheo, los bates bravos también respondieron frente a los lanzamientos del experimentado Néstor Molina, abridor de los larenses. El diestro cubrió un primer tercio de partido sin mayores problemas, con una que otra amenaza, de la que siempre logró escapar, o por un pitcheo efectivo o por ayuda de su defensiva. Así logró mantenerse hasta un quinto acto, en el que no soportó la presión de los paleadores bravos, quienes provocaron su salida anticipada con tres carreras a cuestas y sin culminar siquiera el episodio. Breyvic Valera y el ligamayorista Carlos Pérez fueron los enemigos principales de Molina, con un hit remolcador para cada uno.

Pero todo lo construido hasta ese punto, fue echado a la borda por el norteamericano Dimitri Kourtis y su infectividad. El integrante del bullpen de Luis Dorante no encontró manera de lidiar con la complicada toletería de Cardenales para recibir dos anotaciones lícitas en tan solo un tercio de inning, antes de ser socorrido por el criollo Iván Hernández, quien minimizó los daños, pero no pudo prevenir la igualdad en el marcador.

En contraste, el relevo utilizado por el manager Carlos Mendoza se puso en funcionamiento antes de lo planificado. Para satisfacción del mandamás, todos y cada uno de los empleados pudo contener la ofensiva isleña; a tal punto, que entre siete brazos se mancomunaron para restringirlos a un solo imparable en los 6.1 episodios siguientes a la salida de Molina.

Fue de ese modo, a punta de un hermético pitcheo se llegó hasta el tramo número 11 en el que Herrera recobró protagonismo con su tercer bambinazo de su contienda, con la que ratificó su recuperación ofensiva, luego de atravesar cierto bajón en su producción que lo llevaron a ser movido hasta la parte final de la alineación.

Margarita tuvo una intentona en el cierre de ese undécimo apartado ante el novicio Luis Contreras, quien en apenas su tercera presentación de por vida en Venezuela, y una noche después de sumar su primer lauro en la LVBP, sacó su casta a relucir para lograr de igual modo su primer rescate como profesional en el circuito rentado, con dos ponches y situación de bases llenas.

“Gran victoria. Viniendo de atrás, con un buen trabajo de Néstor Molina y el bullpen. Todos los muchachos vinieron e hicieron su trabajo. Enfrentamos unos buenos brazos los de Bravos, hay que darle crédito. Al final “El Torito” con ese batazo para darnos la ventaja en extrainning y Contreras con ese salvado, con eso nos vamos a Barquisimeto. Aquí todo el mundo va a contribuir. Seguimos desarrollando los roles. Lo importante es seguir consiguiendo victorias, seguimos enfocados en el día a día, preparándonos y jugando buen beisbol”, dijo el piloto Mendoza al departamento crepuscular luego del triunfo en Macuto.

Cardenales, que logró su cuarto éxito en fila y séptimo en los últimos diez desafíos, escaló hasta el segundo peldaño de la tabla clasificatoria, que comparte con Leones del Caracas, aunque con mejor porcentaje de victorias (.647), al presentar récord de 11-6, con dos careos menos disputados con respecto a los capitalinos (.632), que fueron barridos en su gira a Puerto La Cruz.

Bravos por su parte se mantiene penúltimo con foja de 7 y 12.