domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Camila Valdez, la Chama de Hierro de Guayana

Tras obtener el segundo lugar en el medio Iron-Man de Maceió, en Brasil se ganó el derecho de participar en el Mundial de dicha marca en Finlandia, competencia que para asistir necesita de recursos económicos.

Ciudad Guayana.- Hace más de cuatro décadas atrás nacería en Hawái los llamados triatlones y que dieron paso a la marca “Iron Man”. Una de las competencias de fondo más exigentes del planeta, que combina natación en su arranque, luego un recorrido en bicicleta para terminar con un maratón. Todo para hombres y mujeres de hierro.

Y en la Zona del Hierro, Guayana cuenta con su representante, la joven Camila Valdez quién recientemente obtuvo el segundo lugar en la categoría femenino para las edades comprendidas entre los 18 y 24 años de edad.

La competencia realizada en Maceió contó con el arranque inicial de natación de 1.900 metros en el mar, de inmediato, montarse en bicicleta para cubrir una distancia de 90 kilómetros y cerró con una media maratón de 21 kilómetros.

La joven guayanesa fue segunda en su categoría, puesto que le valió la clasificación para el Mundial 70.3 a disputarse en Lathi, Finlandia entre el 23 al 26 de agosto del año entrante. Camila fue la número 33 en la general donde intervinieron 187 mujeres y 900 atletas en general.

La otra carrera
Indudablemente que Camila quiere ir al Mundial y representar a Guayana y al país, de seguro que será todo un orgullo. El tema complicado, son los recursos. Un viaje que se necesita de una inversión, que Camila y su familia no tienen.

La guayanesa no baja los brazos y seguirá con un estricto plan de entrenamiento y de competencias, con un calendario que se avecina en octubre con una media maratón, y luego un cruce de aguas abiertas, ambas competencias en Manaos.

Falta bastante para el Mundial, pero falta más para conseguir los recursos, dónde la familia tocará varias puertas con la idea de conseguir los respectivos patrocinios para cubrir los gastos de la “Chama de Hierro” de Guayana.