jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Berlín se convierte en la capital de Turquía

Tanto el estadio olímpico como la capital alemana seguramente estarán teñidos de rojos, cuando este sábado se lleve a cabo el partido de los cuartos de final de la Eurocopa entre Turquía y Países Bajos.

La enorme comunidad turca en Berlín se dispone a teñir de rojo la capital alemana, que el sábado será escenario del partido de cuartos de final de la Eurocopa entre Turquía y Países Bajos.

“Con el ambiente que vamos a dar, esto va a ser como un partido en casa para nosotros”, asegura Muhammet Ali Sevilmis, patrón de una tienda de reparación de telefonía en el barrio de Kreuzberg.

En el Estadio Olímpico “habrá principalmente turcos”, asegura este hombre de 36 años que ha pagado 500 euros (541 dólares) para asistir al partido, una pequeña locura decidida tras la victoria contra Austria en octavos.

Entre los espectadores que se esperan en el estadio, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien se desplazará pese a las tensiones políticas entre Berlín y Ankara luego de que el defensa turco Merih Demiral celebrara uno de sus goles contra Austria (2-1) haciendo el gesto de los ‘Lobos Grises’, un grupo de extrema derecha turco.

Las autoridades alemanas condenaron el gesto del futbolista y la UEFA anunció una investigación, lo que indignó al gobierno turco, que apoyó al jugador y convocó al embajador alemán. Alemania respondió convocando a su vez al embajador turco en Berlín.

Alemania alberga la mayor diáspora turca, principalmente compuesta por descendientes de los “trabajadores invitados”, contratados en los años 1960 y 1970 en las fábricas ante la falta de mano de obra para reconstruir el país.

“Seremos sus anfitriones”

Cerca de 200 mil personas de origen turco viven actualmente en la capital, es decir, el 6% de la población y como epicentro cultural el céntrico barrio de Kreuzberg, rico en restaurantes que venden el famoso ‘döner kebab’.

Kavurma-Kofte, un pequeño restaurante cuya terraza da a una de las principales arterias del barrio, difundirá el partido a través de una pantalla gigante el sábado y todas las plazas ya han sido reservadas.

“Va a ser un momento especial, porque muchos turcos viven en Berlín y seremos sus anfitriones”, señala el propietario del negocio, Kemal Salis, de 64 años.

“Hacía mucho tiempo que no teníamos una selección turca de tanto nivel. Echamos de menos este ambiente”, añade.

En otro restaurante turco de la zona, el Chez Imren, la excitación es palpable. Ibrahim Filikci, 29 años, está afónico desde que celebró la victoria contra Austria, como miles de turcos, en Kurfürstendamm, una de las principales calles comerciales de Berlín.

Tahsin Yilmaz, 53 años, promete vestirse a la vez de rojo y naranja, el color de Países Bajos, donde su padre estuvo trabajando.

“Amo este país y tengo ganas de festejar con ellos y beber juntos. Los neerlandeses son muy simpáticos y agradables, se puede bailar y reír con ellos”, dice.

Tensiones diplomáticas

Los aficionados de Países Bajos han invadido las ciudades alemanas en junio con miles de ellos vistiendo sus camisetas naranjas, dando un gran ambiente desde el inicio del torneo.

Pero Muhammet Ali está convencido de que los ‘Oranje’ no podrán rivalizar frente a los turcos en Berlín. “Ya les conocemos. No habrá partido, ya verán ese día lo que quiero decir…”, fanfarronea este aficionado que asegura viajar con frecuencia a Madrid para ver partidos de fútbol.

“Había tal ambiente en la Kurfürstendamm [martes]… Nunca lo vi en un estadio”.

El fútbol ha sido con frecuencia motivo de tensiones diplomáticas entre Turquía y Alemania, como cuando el excampeón del mundo alemán Mesut Özil fue fotografiado con el presidente turco Erdogan.

Y a menudo se critica el apoyo de muchos turcos alemanes a su selección de corazón, pese a que la ‘Mannschaft’, que jugará su partido de cuartos este viernes ante España, cuenta con varios jugadores de origen turco, empezando por el capitán Ilkay Gündogan.

Muhammet Ali apunta que ambos equipos podrían encontrarse en la final. En ese caso, ¿este berlinés mantendrá su apoyo a Turquía?: “Por supuesto”.