El municipio Sucre amaneció militarizado este lunes debido a las protestas de los habitantes desesperados por más de 70 días sin combustible y fallas permanentes de los servicios básicos.

Desde el fin de semana el pueblo de Maripa, en el municipio Sucre del estado Bolívar, salió a las calles a reclamar suministro de gasolina, servicios básicos y negarse a la extracción del oro en el río Caura, luego de la instalación de una balsa para extraer oro y diamante del Arco Minero del Orinoco.

Son más de 70 días sin gasolina en Maripa, donde hay una sola estación de servicio a la que no ha vuelto a llegar el combustible. A las minas llega la gasolina, pero no así para los productores, pescadores y el pueblo en general. Como sucede en el resto del estado Bolívar, quienes logran abastecerse lo hace pagando altos precios dolarizados.

“La gente anda a pie, eso está afectando la siembra, la pesca, la movilidad, la salud. Con el tema de la comida, la gente está carente de alimentos; en cuanto a electricidad, pasamos tres y cuatro días sin electricidad; y con el gas, la gente volvió a la prehistoria, a andar en burro y cocinar con leña porque no hay suministro de gas, y esto ha llevado a un clima de desespero”, señaló José Márquez, productor agropecuario y dirigente de La Causa R en el municipio Sucre.

La falta de combustible preocupa más en esta época cuando se inicia el ciclo de siembra y los productores no han podido preparar la tierra para ello. Eso significaría perder la siembra y futuras cosechas.

“Vemos a la gente desesperada porque no puede producir comida ni tiene cómo trasladarse a sus predios a sembrar, la época de siembra va a comenzar y la gente no ha podido preparar la siembra, por eso han salido a protestar”, afirmó.

Contra la extracción minera

Las fallas de los servicios básicos fue apenas uno de la protesta que continuó este lunes.

“En Maripa, en el río Caura, construyeron una balsa para dedicarla a la minería y la gente se niega a que la balsa inicie operaciones porque es contaminar más el río. Además, donde está esa balsa hay una gran cantidad de lagunas que son criaderos de pescados que se verían afectados. La gente solicita al ejecutivo municipal el retiro de la balsa”, explicó Márquez.

Después del reclamo del fin de semana, la alcaldesa Zoraida Valor se comprometió a reunirse con la comunidad este lunes, 25 de mayo, a las 8:00 am, día en que el municipio amaneció militarizado.

El encuentro igualmente se dio, y aunque los manifestantes amenazaron con voltear la balsa para ellos mismos impedir la extracción del oro, no hubo soluciones contundentes por parte de la Alcaldía.

“La alcaldesa no dio respuestas favorables, simplemente se comprometió a revisar el tema de cómo iba a llegar el combustible al municipio. La gente no quedó satisfecha por las evasivas de la alcaldesa Zoraida Valor”, agregó.

El diputado de la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, Rachid Yasbek, se pronunció sobre la situación en el municipio Sucre, y recordó que el problema no es solo la falta de gasolina, sino 20 años de desidia por parte del régimen.

“Desde hace varias semanas se han venido organizando en protesta por la instalación de las balsas extractoras de oro en el río Caura. Tomaron un campamento turístico que en teoría lo dirige la Alcaldía, instalaron una empresa extractora de oro en el río Caura y eso genera malestar en la población. Ayer (domingo) amenazaron que si seguían protestando les iban a sacar a las fuerzas represoras a la calle, cosa que hicieron hoy, no solo la Guardia Nacional, sino las FAES, Dgcim, cuanto ente represor tiene el régimen”, denunció el parlamentario.

Reiteró que la desidia y ser uno de los municipios de mayor crisis en el estado ha llevado al desespero.

“Buscan la toma territorial para poder extraer el oro de los cauces del río, cosa que está prohibida por la Constitución, y nosotros en la Asamblea Nacional hace un mes anulamos el decreto que autorizaba la extracción de oro de los ríos más importantes de Venezuela”, recordó Yasbek.