martes, 24 de mayo de 2022

AUTOR

Valentina Oropeza | Prodavinci

Los hijos de la mina

El síndrome del hijo de la mina agrupa un conjunto de síntomas que manifiestan niños menores de dos años, dejados atrás por madres que se marchan a trabajar en las minas de oro al sur de Venezuela, empujadas por la crisis económica. Cuidados por abuelos, vecinos o incluso desconocidos, los niños crecen sin pecho ni leche de fórmula, desnutridos y vulnerables al abuso.

Jesús Uricare: “Papi, quiero ir a Trinidad porque estoy flaquito”

El gobierno de Trinidad y Tobago deportó a 16 niños venezolanos y a sus madres en dos lanchas, el domingo 22 de noviembre, después de detenerlos cuando entraban a la isla sin visas. Regresaron a Trinidad al día siguiente y permanecen aislados en cuarentena por el coronavirus. La defensa alega que buscan protección por razones humanitarias y pide que sean reunificados con los padres que están en Trinidad. Sin embargo, el gobierno del primer ministro trinitario Keith Rowley los considera migrantes ilegales y exige que regresen a Venezuela. Al menos seis de los niños tienen medidas de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se espera la decisión de la justicia trinitaria.

Un venezolano en Beirut: “Es como vivir el mal dos veces”

Chagid Bacha, que tiene 27 años y nació en Caracas, junto a otros voluntarios, ayudó a sobrevivientes de la explosión a limpiar sus casas y apartamentos que perdieron las paredes, puertas y ventanas. Lo que más le sorprendió fue escuchar sus historias.

El poder detrás de la cloroquina

Cinco meses después de que se declarara la pandemia, miles de infectados con el coronavirus siguen recibiendo cloroquina e hidroxicloroquina. En la búsqueda de un tratamiento eficaz contra la enfermedad, la OMS y científicos independientes mantienen los ensayos clínicos con los antimaláricos.

La sospecha del doctor Chaccour

Carlos comenzó su carrera como médico en la Amazonía venezolana. Desde 2004 hasta 2007, atendió a poblaciones indígenas de las etnias e’ñepá y pemón en los ambulatorios de Maniapure y Wonken, en el estado Bolívar.

Artículos más leídos

spot_img