viernes, 12 de agosto de 2022

AUTOR

Diana Gámez

Fernando Albán: muerte e injusticia

Hasta los más insensibles e indiferentes saben que el concejal estaba sin vida cuando fue lanzado desde una ventana del Sebin, después de ser torturado en las mazmorras de ese organismo, donde la muerte es un lugar común.

Acoso en el ocaso de Domingo

El feminismo en estos tiempos del me too es excesivo, porque en nombre de la igualdad se profundiza la brecha entre el hombre y la mujer. Se fomenta un odio contra el varón que tendrá graves consecuencias en la juventud.

Orgullo y dolor

No fue casual que se planeara una urbe industrial en este territorio donde confluyen los ríos Orinoco y Caroní. Fue totalmente causal, pues las condiciones, ventajas y oportunidades estaban allí, solo faltaba ordenar las ideas, buscar a la gente correcta y estructurar un plan para llevar adelante un prometedor proyecto como el de la CVG.

El elector premia la corrupción

Está visto que al votante le importa muy poco el asesinato del fiscal Nisman o la cantidad de muertos de la mutual Amia. Les resulta irrelevante todo lo que robó Lázaro Báez y los innumerables testaferros que se enriquecieron mientras enriquecían a la pareja Kirchner-Fernández.

Presos políticos y socialismo

En revolución un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta que solo sirve como ornato constitucional, y es absolutamente irrelevante cuando alguno de la cúpula podrida ha decidido meter en chirona a quien le dé su realísima gana.

Egos de poderosos

Con su tumbao al caminar Putin no es comunista, ni socialista, ni capitalista, es simplemente él. El mismo que ha aniquilado cualquier atisbo de disidencia en Rusia.

Tragicomedia eléctrica

La casta dominante se puede sentir orgullosa de acumular otro logro en estos 20 años, como es la destrucción del sistema eléctrico nacional.

Clapsismo

En dos décadas hemos pasado de la pobreza a la indigencia, de la estrechez a las privaciones, de la inopia a lo paupérrimo y de la miseria al hambre dura y pura.

El ejército de Varela Rangel

Mientras tanto, los pranes han convertido las cárceles en monarquías, tipo Corea del Norte. El pran no es solo el líder negativo, sino que es el dueño absoluto de la vida y de la muerte de luceros y otros esclavos, como Kim Jon-un.

Patear las flores

El acto bestial de la patada contra unas flores me obliga a pensar en la desensibilización acumulada de los guardias venezolanos. Siempre dispuestos a cualquier acción de extrema crueldad.

Artículos más leídos

spot_img