La oficina ardió por al menos dos horas. Aunque el incendio inició a las 10:00 de la noche de este lunes, los bomberos acudieron al sitio en la medianoche. Presumen que fue provocado, porque la estructura no tenía sistema eléctrico.

@mlclisanchez

De la antigua dirección de la Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oriente (UDO), ubicada en el barrio La Sabanita en Ciudad Bolívar, quedaron solo las paredes. El incendio en la oficina, que estaba abandonada, inició este lunes a las 10:00 de la noche y se prolongó por dos horas.

El fuego se extinguió por completo apenas esta madrugada, pues los bomberos acudieron al sitio a las 12:30 am, informó la presidenta del movimiento estudiantil SomosUdistas, Jennifer Sequera. Los primeros en denunciar lo ocurrido fueron los vecinos del barrio adyacente.

La edificación incendiada está entre la plaza del campus y la casona, actualmente desmantelada. El general de Bomberos Municipales de Angostura del Orinoco, José Navarro, informó que presumen que el incendio fue provocado. “Esto no tiene sistema eléctrico, por lo que no pudo ser un corto circuito. Lógicamente lo causó un factor humano que ingresó a la estructura”, dijo.

El decanato del recinto continúa calculando la magnitud de los daños causados por las llamas. La decana del núcleo, María Coromoto Casado, informó que afortunadamente el fuego no se extendió, “pero perdimos otro espacio que pudimos utilizar para dar clases, seguimos perdiendo espacios”.

En la oficina incendiada no quedaba nada de valor, ni tenía cableado eléctrico. Antes del incendio, ya el hampa se había llevado el techo, las puertas y los cables.

El escenario de recuperación de las instalaciones del núcleo de La Sabanita es incierto. Del aproximado de 30 aulas que había en el recinto, “no hay ninguna que sirva”, asegura la decana. Pizarras, pupitres, cables, marcos de las puertas, ventanas, el comedor entero, todo se lo llevó el hampa. Las solicitudes de seguridad y patrullaje que han hecho los estudiantes a entes del Estado han sido desoídas.

Desde inicios de la cuarentena, los líderes estudiantiles exigen al gobierno regional la garantía de la inviolabilidad de los recintos universitarios, “pero ellos mismos dicen que ellos no van a violar la autonomía universitaria, con eso se excusan. Y nosotros lo que estamos pidiendo es patrullaje, no que se metan”, expresó la estudiante Sequera. Son los movimientos estudiantiles los que, dentro de lo posible, intentan recuperar las instalaciones.

Acto vandálico

Hernán Bethelmy, dirigente estudiantil de Pro Udista, atribuyó el reciente incendio a un acto vandálico. Aseguró vía Twitter que, de ser así, la Escuela de Ciencias de la Tierra UDO de Bolívar sería el tercer núcleo que sufre actos vandálicos o robos en la primera semana del 2021.

Uno de ellos, fue el desvalijamiento de la Escuela de Agronomía del núcleo Monagas, campus Los Guaritos, espacio que fue recuperado por los estudiantes en la última jornada del 2020.

Los estudiantes coinciden en que no hay expectativas de recuperación de infraestructura y equipos porque, desde hace al menos 11 años, las autoridades universitarias deben trabajar con un presupuesto que se diluye conforme avanza la pulverización de la moneda nacional.

La decana expresó que es imprescindible que la sociedad civil tome conciencia de la importancia de la universidad como institución, como centro de pensamiento, formación y progreso. “Tienen que permitirnos a las universidades seguir. Los verdaderos perjudicados son los estudiantes”, dijo. Por omisión, el Estado viola de forma reiterada el derecho a la educación de calidad, derecho fundamental para el desarrollo humano. “El Estado realizará una inversión prioritaria, de conformidad con las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas. El Estado creará y sostendrá instituciones y servicios suficientemente dotados para asegurar el acceso, permanencia y culminación en el sistema educativo”, promete el artículo 103 de la Constitución. Empero, la academia es vandalizada con regularidad, sin que el Estado intervenga.

100 robos con el Estado como testigo silente

Los diputados de la Asamblea Nacional legítima Carlos Andrés Michelangeli y Tatiana Montiel reportaron que durante la cuarentena por COVID-19, han ocurrido al menos 100 robos en los cinco núcleos de la Universidad de Oriente. Los de Anzoátegui y Bolívar son los más azotados por el hampa según un balance de El Pitazo.

En junio, también ocurrió un incendio provocado que destruyó al menos 12.000 ejemplares bibliográficos de la sede de la UDO en Cumaná, estado Sucre.

Para evitar que ocurriera lo mismo en el núcleo de Ciudad Bolívar, el movimiento estudiantil optó por resguardar los libros de su biblioteca días después. “Todavía tenemos personas y estudiantes que en sus casas tienen resguardadas cosas de la UDO, hemos ido resguardando las cosas de valor”, dijo la decana Casado.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework