Entre los buscados por el asesinato del comandante del Fuerte Tarabay y un sargento, en el municipio Sifontes al sur de Bolívar, están alias ‘Run’ o ‘Pelón Natera’ y ‘Talao’, este último implicado en la masacre de Corregente.

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) detuvo a cinco personas presuntamente vinculadas al asesinato -el pasado 6 de abril- del teniente coronel León Ernesto Solís Mares, comandante del Fuerte Tarabay en Tumeremo, y del sargento mayor de segunda, Gustavo Flores. El Cicpc atribuye el hecho a la banda conocida como RRR o colectivo 3R.

“Las averiguaciones realizadas permitieron conocer que las víctimas fueron sometidas por integrantes del grupo hamponil Triple R, debido a que el teniente Solís venía realizando un arduo trabajo en contra de hechos delictivos de extorsión, sicariatos, robo y hurtos, por lo que los delincuentes tomaron la decisión de segarle la vida”, señala el informe del Cicpc.

Los detenidos están identificados como “Yondri Javier González Cordero (23), quien fue contactado para que estudiara la cotidianidad del efectivo, recabó la información necesaria y se la suministró a los delincuentes; Norelvys Karina Cordero (39), su hija Norielys del Carmen Morales Cordero (19) y Lucelis Yohannis Camayaguan Olivo (26), quienes ocultaron a los victimarios en sus viviendas, e Iván Gerardo Solis (27), quien es uno de los autores materiales del hecho”.

       
Cicpc está tras la captura de 10 líderes de bandas por el asesinato del comandante del Ejército, Ernesto Solís. Entre ellos, Adrián Romero Ara, apodado ‘Talao’, vinculado con la masacre de Corregente en 2018

Asimismo, las autoridades policiales están tras la captura de Eduardo José Natera Balboa (40), apodado ‘Run’ o ‘Pelón Natera’, líder de este grupo delictivo; Adrián Alejandro Romero Ara (22), apodado Talao; Jhorguen Rafael Ochoa Reyes (27), apodado Pata e' Toro; Junior José Sánchez (30), alias Pulpo; Nelson González (21), alias Chichito; Luis Antonio Sebastián Guillén (33), alias El Mudo y cuatro hombres aún por identificar. El caso fue puesto a la orden del Ministerio Público del estado Bolívar.

Natera Balboa, conocido como el Pelón Natera, fue quien se atribuyó el asesinato de Yorman Márquez, alias Gordo Bayón, en 2014 cuando salía de una reunión en Miraflores, donde se discutía el contrato colectivo de Sidor. 

Romero Ara, alias Talao, es buscado desde octubre de 2018, por su vinculación con la matanza de siete personas en la mina Corregente, en Tumeremo. Quedó como líder de esta banda minera, luego de que fuerzas militares ultimaran a Josué Zurita Arévalo, apodado Coporo.

El asesinato de Solís

El comandante Ernesto Solís y el sargento Gustavo Flores fueron acribillados la noche del 6 de abril en el sector Las Tejas, en la calle principal La Caratica, cuando regresaban al Fuerte Tarabay, en Tumeremo, municipio Sifontes.

Desde entonces surgieron dos versiones. Una sobre la implicación de la guerrilla por una supuesta deuda del teniente coronel. La otra versión fue la vinculación del colectivo 3R, por ser relegados del negocio del oro, según denunció el diputado en el exilio Américo De Grazia.

Con el asesinato de Solís, denunciado en Fiscalía por ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas, aumentó el temor en el pueblo por las acciones que pudiera tomar el Ejército, cuyos uniformados también eran denunciados por el pueblo por violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad.

El pueblo de Tumeremo se mantiene en cuarentena, por la pandemia del COVID-19, pero la principal preocupación son las alcabalas militares que, a raíz del asesinato del comandante del Fuerte Tarabay, se desplegaron en el pueblo. Sus habitantes denuncian revisión arbitraria de sus teléfonos celulares y robo de oro a mineros.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework