Este miércoles trasladaron a cuatro detenidos a Puerto Ordaz. La semana pasada fueron dos, a quienes se les dictó privativa de libertad.

Por la masacre en Ikabarú, el pasado 23 de noviembre, suman ocho los detenidos por su presunta vinculación en la matanza de ocho personas en la mina La Caraota, en el municipio Gran Sabana, estado Bolívar.

La tarde de este miércoles arribó a la Base Aérea Teófilo Méndez una aeronave con cuatro de los recientes aprehendidos, puestos ya a orden del Ministerio Público.

De acuerdo con declaraciones del gobernador Justo Noguera Pietri, los arrestos se hicieron con trabajos de inteligencia sin que hubiera fallecidos ni heridos en presuntos enfrentamientos. “Todos están en buenas condiciones”.

Reiteró que lo ocurrido en Ikabarú fue una disputa entre grupos, para “apropiarse del territorio minero, para el tráfico de oro o de droga, es lo que se está investigando”.

Noguera dijo que uno de ellos es de Puerto La Cruz y había estado detenido en dos oportunidades por droga. Tampoco descartó que entre los aprehendidos hayan brasileños. Presume que por el acento de uno de ellos, sea del país vecino.

Aunque no identificó a los apresados trasladados este miércoles, un parte de la Guardia Nacional indica la aprehensión de cuatro sujetos presuntamente relacionados con lo ocurrido en Ikabarú, identificados como: Derwis Vicente Casanova Primera, alias el Gato; José Ángel Morales Orosco, alias Caraota; David Alexander Medina Moreno, alias Sanki Pandi; y Juan Carlos Valdemar Fernández, alias el Paqueao.

La semana pasada trasladaron a dos detenidos, presentados el 2 de diciembre en los tribunales de Puerto Ordaz. Ambos recibieron medida de privativa de libertad, e imputados por los delitos de homicidio (en grado de autor para uno de ellos y coautor para el otro), robo de vehículo y agavillamiento.

Sobre esos dos primeros arrestos, en Ikabarú ya denunciaron irregularidades. Uno de ellos resultó herido en el ataque del 23 de noviembre y lo trasladaron a Boa Vista, ante las carencias del hospital de Santa Elena de Uairén. Al traerlo de vuelta le notificaron que estaba detenido.

“Extrañamente Johny López, el único herido sobreviviente lo trasladaron engañado desde el hospital general de Boa Vista ofreciéndole atención médica. Al llegar a la frontera lo incriminaron. El lunes lo presentaron ante el tribunal y le imputaron como autor de la masacre”, denunció en su cuenta en Twitter el dirigente pemón y exalcalde de Gran Sabana, Ricardo Delgado.

Señaló que hay irregularidades con las detenciones recientes. Denunció que el joven José Ángel Morales fue acusado de ser uno de los “cabecillas”, apodado el Gato, lo cual desmintió.

“La voz no corresponde a José Ángel. Es un agente malandro del Dgcim que montó ese teatro para convencer a los presentes que habían agarrado a el Gato”, denunció en su cuenta en Twitter @Thinkarawak.

“En el día de hoy, siguiendo el mismo libreto cubano, detuvieron a Franklin Fernández y Leandro Girón. A Franklin le rompieron un diente”, agregó.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework