La vicepresidenta afirmó que “el pueblo de Venezuela tiene derecho a recibir esta vacuna y cuenta con los recursos para iniciar el proceso”.

El director general del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev, informó que el Ministerio de Salud de Venezuela aprobó el uso de la vacuna Sputnik V, medicamento desarrollado por el Instituto Gamaleya para el combate de la COVID-19.

“Acogemos con beneplácito la decisión del Ministerio de Salud de Venezuela de aprobar el uso del Sputnik V, una vacuna segura y eficaz para prevenir la propagación del coronavirus. El Sputnik V es ahora una parte importante de las carteras de vacunas nacionales de varios países de América Latina y esperamos que en las próximas semanas haya más asociaciones de vacunas en la región”, expresó Dmitriev.

Este fármaco, según AVN, ha sido aprobado en Rusia, Bielorrusia, Serbia, Argentina, Bolivia, Argelia y Palestina, mientras en la Unión Europea ya se ha iniciado el proceso de aprobación, a pesar de las reticencias que tiene la OMS respecto al medicamento. Es una de las soluciones médicas que ha surgido en el mundo, junto a las vacunas fabricadas por Pfizer, Moderna y China.

El suministro de la vacuna estará a cargo de los asociados internacionales del Fondo de Inversión Directa de Rusia en India, China, Corea del Sur y otros países.

La vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, suscribió a finales de diciembre de 2020 un contrato con el embajador de Rusia, Sergúei Melik-Bagdasarov, para la adquisición de la vacuna Sputnik V para iniciar la vacunación masiva en el país.

Rodríguez dijo que “el pueblo de Venezuela tiene derecho a recibir esta vacuna y cuenta con los recursos para iniciar el proceso”. Aclaró que obtuvieron vacunas para 10 millones de venezolanos en una primera etapa y, dijo que el Estado programa la aplicación de la vacuna.

Según la administración de Nicolás Maduro, está previsto que el proceso de vacunación se inicie en el mes de abril.

El representante de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Huníades Urbina, considera extremadamente necesario que el Ministerio de Salud haga un trabajo de convencimiento y de explicación a la población de por qué eligieron tal vacuna, de sus características y decir si es segura “porque la gente no va a ponérsela por miedo”, afirmó.

Urbina considera que el grueso de los venezolanos no se va a dejar poner la vacuna rusa porque “tienen desconfianza y están enterados de que no tiene precalificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS); lo que produce rechazo, desconfianza y miedo y va a ser como si no tuviéramos nada”. No obstante, sostiene que “sigue existiendo un grupo, afecto al gobierno, que cree todo, que va a decir que sí”.

Venezuela fue uno de los países voluntarios para realizar las pruebas de la Fase III, necesaria para probar la efectividad de la Sputnik V, aunque aún se desconocen los datos obtenidos en esas pruebas y la efectividad de la medicación.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework