La visita de 10 expertos de la OMS incomoda a Pekín y aunque China accedió en mayo de 2020 la investigación para determinar el origen del virus en Wuhan, es hasta este jueves cuando permitirán la entrada del equipo internacional al país.

El presidente Xi Jinping y el alto gobierno de China retardaron la visita de los expertos de la Organización Mundial de la Salud, quienes finalmente llegarán el jueves a Wuhan para iniciar una investigación sobre el origen del coronavirus, indicó este martes una fuente oficial en Pekín.

Wuhan la metrópolis china de 11 millones de habitantes, es el primer lugar en el mundo donde se informó de un caso de COVID-19 a finales de 2019. Esta enfermedad, entonces desconocida ya ha provocado casi dos millones de muertos en el mundo.

La visita de estos 10 expertos tiene como objetivo descartar cualquier responsabilidad en una epidemia prácticamente erradicada en China -según Pekín-, pero que continúa causando estragos en otras partes del mundo.

“El programa dice que viajarán en avión de Singapur a Wuhan el 14 de enero”, indicó en rueda de prensa Zhao Lijian, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, quien no confirmó si aplicarán a los investigadores de la OMS las dos semanas de cuarentena en un hotel a su llegada, medida que le imponen a los viajeros que entran a China.

Michael Ryan, director de cuestiones de emergencia sanitaria de la OMS, explicó que “se trata de comprender los orígenes de la pandemia, no de encontrar un responsable”. La delegación está compuesta por 10 científicos de Dinamarca, Reino Unido, Países Bajos, Australia, Rusia, Vietnam, Alemania, Estados Unidos, Catar y Japón.

China reconoce que el virus se detectó por primera vez en Wuhan, pero precisa que pudo aparecer y pasar de un animal a una persona en otra parte del país o del mundo.

Marion Koopmans, una de las participantes en la misión de la OMS, dijo a la televisión china CGTN que el equipo está abierto a todas las hipótesis y agregó que “no creo que debamos descartar nada, pero es importante comenzar en el lugar, evidentemente en Wuhan, donde se produjo una gran epidemia”.

Las autoridades chinas, por el contrario, han impuesto una narrativa según la cual el virus no se originó en Wuhan, pese a haber sido el primer lugar en el que se detectó. También aseguran ahora que el virus llegó de fuera de sus fronteras. Mike Ryan, director del programa de emergencias sanitarias de la OMS, declaró que ese argumento es “altamente especulativo”.

Los retrasos

Los expertos debían haber llegado la semana pasada a China, pero un problema de última hora sobre las autorizaciones de entrada retrasó su llegada. La visita fue pospuesta luego de que las autoridades chinas no emitieran los permisos necesarios para los especialistas, contratiempo que causó malestar en Ginebra.

En ese momento, Tedros Adhanom, director general de la OMS declaró: “Estoy muy decepcionado con esta noticia”. Según explicó, dos de los científicos ya estaban de camino y otros dos tuvieron que suspender el viaje en el último minuto.

Desde Pekín, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying, respondió que podría haber algún malentendido y le quitó importancia al asunto. “Estamos en comunicación con la OMS y hasta donde sé todavía estamos en conversaciones sobre las fechas y arreglos”, apuntó.

Durante meses Pekín se mostró reticente a permitir una investigación internacional independiente sobre el terreno, por lo que fueron necesarias largas negociaciones para llegar a un acuerdo.

Nueva variante del virus 

Las autoridades sanitarias de Japón anunciaron la detección de una nueva variante de coronavirus importada a la isla por cuatro viajeros llegados de Brasil.

Takaji Wakita, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Japón (NIID, por sus siglas en inglés), aseguró que esta nueva cepa es diferente de las que ya se han identificado en Gran Bretaña y Sudáfrica, aunque las tres comparten alguna mutación común.

El ministerio nipón de Salud está investigando las características de la nueva mutación para determinar la gravedad de los síntomas que causa y hasta qué punto las vacunas existentes son efectivas para detener su propagación.

Los enfermos dieron positivo por COVID-19 en el aeropuerto, pero luego de someterse a un examen más detallado, se detectó la nueva cepa mutada. Desde el NIID subrayaron que, por el momento, no existe evidencia de que la nueva variante sea altamente infecciosa. (Con información de El Espectador y WTC Radio)

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework