Tanto médicos como personal de enfermería tienen familiares que les ruegan que no vayan a trabajar. El exhorto se extiende junto a sus seres queridos por la bioseguridad requerida para atender el coronavirus.

Miranda Eliot | TalCual

Más que miedo, pánico. Es el sentimiento que paraliza a los miembros del personal de salud del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), uno de los centros de salud centinela para las personas con COVID-19 en el Zulia; aunque igual sucede en otros hospitales que se quedan sin personal, porque médicos y enfermeras sienten terror de atender a los pacientes sin los materiales necesarios para protegerse.

“El personal no va a trabajar por miedo”, relata una fuente del área de salud del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM) que prefiere el anonimato, quien además denuncia que no los dotan con los materiales de bioseguridad necesarios para atender a los enfermos.

Los trabajadores de la salud “exigen las batas, mascarillas, guantes y demás insumos de bioseguridad” requeridos por los organismos internacionales para tratar el nuevo coronavirus. “Los pacientes permanecen solos y no se les está haciendo tratamiento. Los pocos trabajadores que están asistiendo lo hacen a todo riesgo”, señala la fuente.

Según afirma, solo les dan materiales (guantes, mascarilla y batas) a los que tratan directamente con los casos sospechosos o con los confirmados. Sin embargo, asegura que los insumos que suministran no son los especiales para el COVID-19. “Nos dan mascarillas simples, no las N-95, que son las especiales. Nos dan batas quirúrgicas y no las NBQ que son las que se necesitan. Nos deben dar las máscaras que cubren toda la cara y lentes, pero nada”.

Sin personal y sin insumos

Antes de subir a los pisos, los casos sospechosos se atienden en la Unidad de Dermatología, Reumatología e Inmunología (UDRI), situada al lado de la emergencia de adultos. “Allí me tocó atender a un paciente sospechoso sin tener la bata puesta, luego el caso fue confirmado. Esto es un riesgo”, relata otra fuente del mismo centro de salud, el más importante de la región.

Otro trabajador, quien pidió no revelar su nombre, expuso que tiene compañeros que “han sufrido ataques de pánico y no quieren ir a laborar”, razón por la cual a principios de junio, en el área de UDRI, dos enfermeras atendieron a un promedio de 50 pacientes cada una.

Tanto médicos como personal de enfermería tienen familiares que les ruegan que no vayan a trabajar. El exhorto se extiende junto a sus seres queridos por la bioseguridad requerida para atender el coronavirus.

“Los paciente se nos mueren”

Otro de los denunciantes exclamó que “los pacientes se nos mueren ahogados. No hay para entubarlos. Hay compañeros que se van cuando la gente se está muriendo. No soportan trabajar en esas condiciones. Es impotencia, es un dolor que uno siente, no es fácil ver que dediqué toda mi vida a salvar vidas y que no puedo hacer nada”, dijo un miembro del personal de salud de este hospital centinela.

Según los informantes, la situación en el HUM se torna cada vez más complicada, a pesar de que los anuncios de la Gobernación del Zulia apuntan a que se están mejorando las áreas para la atención de los pacientes con COVID-19.

En esa oportunidad Prieto confirmó el cambio de la junta directiva. “El hospital será dirigido ahora por Alfonsina Romero, quien relevará en el cargo a Mervin Urbina”. También comentó Prieto que el HUM se había convertido en “foco de protestas”.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework