Tanto la ONU como Amnistía Internacional enfatizan que garantizar los derechos humanos es crucial en esta etapa que vive el mundo, por lo que los países deben ponerlos por encima de cualquier decisión.

La Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los derechos humanos, Michelle Bachelet, solicitó que se suspendieran temporalmente las sanciones que existen sobre otros países por el impacto que estas tienen en los sistemas de salud mientras el mundo combate contra la pandemia del Covid-19.

Se refirió particularmente a los casos de Irán y Venezuela, países que actualmente son acreedores de severas sanciones ejecutadas principalmente por Estados Unidos.

En el caso venezolano, estás sanciones se intensificaron luego del pronunciamiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela el 23 de enero de 2020, respaldado inmediatamente por Donald Trump, quien ordenó sancionar a Maduro para presionar su salida del poder. 

Sin embargo, Bachelet enfatizó que debido a la coyuntura actual se deben aliviar estas sanciones ya que afectan a muchos ciudadanos inocentes: “en este momento decisivo, las sanciones sectoriales deberían atenuarse o suspenderse, tanto por razones de salud pública como para reforzar los derechos y defender las vidas de millones de personas en esos países”.

Para la alta comisionada, estas medidas obstaculizan la atención médica en cualquier país y, en un contexto de pandemia mundial, incrementa el riesgo de contagio y correcto tratamiento.

Además, consideró que: “las exenciones humanitarias ajenas a las sanciones deberían aplicarse de manera más amplia y eficaz, mediante la autorización rápida y flexible de suministrar equipos y material médico”.


Erika Guevara Rosas: “Los gobiernos serán recordados siempre por la forma en que respondan a esta situación”
     

En Venezuela, según su oficina, algunos hospitales experimentan cortes regulares de agua y electricidad, así como carencia de medicamentos, equipos, jabón y desinfectante. Aunque esta situación ya existía antes de las sanciones, la atenuación de estas permitiría una mayor asignación de recursos para tratar y prevenir la epidemia.

“En la mayoría de estos países los sistemas sanitarios se encuentran en situación de debilidad o fragilidad y esto causará perjuicios duraderos a las comunidades vulnerabas”.

Jorge Arreaza, ministro de Exteriores, celebró estas declaraciones de Bachelet a través de su cuenta de Twitter: “La Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, se suma al justo, humano y urgente clamor mundial al considerar que: 'en este momento decisivo, las sanciones sectoriales deberían atenuarse o suspenderse”.

Bachelet resaltó que la población no es responsable de las políticas que han motivado las sanciones, por lo que recordó a los líderes mundiales que “la cooperación y la solidaridad internacionales son fundamentales en todo momento para promover los derechos humanos y ahora también son vitales para promover los intereses nacionales de cada país”.

Por otra parte, Amnistía Internacional hizo un llamado a los países de América a respetar los derechos humanos mientras se le da la respuesta a la pandemia del coronavirus.

“El Covid-19 en las Américas representa un desafío grave e inédito para una región ya devastada por la violencia, la corrupción, la destrucción medioambiental y la desigualdad económica generalizadas, en la que millones de personas siguen huyendo de sus hogares en busca de seguridad”, dijo la directora de la organización para las Américas, Erika Guevara Rosas.

Según AI, en esta primera fase de la pandemia en el continente ya hay gobiernos que dejan a un lado los derechos humanos al aplicar las medidas correspondientes.

Guevara se refirió a Venezuela donde “las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro han detenido arbitrariamente al menos a dos trabajadores de salud pública por denunciar la falta de recursos para gestionar los efectos de la pandemia”.

Durante la sesión virtual de la Asamblea Nacional que se llevó a cabo este martes, los diputados denunciaron el aumento de las violaciones de derechos humanos con las medidas discriminatorias impuestas por el régimen de Maduro. Según los parlamentarios, ha habido un alza en la persecución a los médicos y enfermeras, así como también, a los periodistas y medios de comunicación.

El presidente del Poder Legislativo, Juan Guaidó, indicó mediante un comunicado que: “desde la llegada de la pandemia del coronavirus a Venezuela las violaciones a los derechos humanos por parte del régimen dictatorial de Nicolás Maduro han ido incrementando, no solo en los derechos económicos, sociales y culturales, relacionados con la ausencia de agua y el estado crítico del sistema de salud pública, sino también con los derechos políticos y civiles”.

Aunado a esto, Foro Penal ha enviado una “comunicación formal” a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, para que, “en resguardo de su vida y de su salud, solicite la liberación de los presos políticos de Venezuela”, que cifra en 346 a fecha de 2 de marzo.

Ante este contexto, la directora de AI para las Américas concluyó recordando el papel fundamental que juegan los líderes mundiales en este momento: “Los gobiernos serán recordados siempre por la forma en que respondan a esta situación. La historia no juzgará con benevolencia a quienes utilicen la pandemia como pretexto para la discriminación, la represión o la censura”. (Con información de DPA)

Template by JoomlaShine