Colegios de San Félix no cuentan con todos los insumos necesarios para el buen funcionamiento de los comedores estudiantiles durante la contingencia por el Covid-19.

@mlclisanchez 

Por orden del Ministerio de Educación los comedores estudiantiles de los colegios públicos deben mantenerse funcionando para ofrecer alimento a los niños durante la cuarentena preventiva contra la pandemia del Covid-19. Sin embargo, colegios de San Félix denuncian problemas en la distribución de agua, gas e insumos preventivos para proteger al personal del virus.

El Liceo Manuel Jara Colmenares está ubicado en Vista al Sol, la parroquia más grande de Ciudad Guayana, y también de las más golpeadas por la falta de servicios básicos como agua y gas, aun durante la cuarentena.

   
Personal de comedores estudiantiles ha optado por trabajar sin guantes, por falta de dotación de insumos preventivos contra el Covid-19 por parte del gobierno | Foto William Urdaneta

La directora del recinto estudiantil, Mercy Zuniaga, manifestó que el suministro de agua no ha mejorado, por ende evalúan suspender el servicio de comedor. Todo esto a pesar de que, según el plan de contingencia nacional, los comedores del sector educativo son prioritarios. “Necesitamos agua urgente, porque estamos prestando el servicio a nuestros estudiantes con la comida. Sin agua no podemos seguir cocinando”, informó.

Zuniaga manifestó con pesar que hasta ahora no ha recibido ni siquiera tambores para almacenar agua. Esta institución lleva más de dos años solicitando a la Alcaldía del municipio Caroní y a la Gobernación del estado Bolívar, al menos dos tanques de 600 litros. No recibieron respuestas en ese entonces, ni apoyo durante la cuarentena, al menos para el abastecimiento del líquido.

El personal que trata de mantener funcionando el comedor utiliza cuñetes de pintura para poder almacenar agua. “Los limpiamos bien y con eso es que estamos cargando agua. El liceo requiere al menos un tambor de 500 litros”, indicó Zuniaga. Aseguró que la institución necesita dos tambores de 500 litros, uno para preparar los alimentos, y otro para darle agua a los alumnos.

Si este comedor dejase de funcionar, quedarían al menos 1.532 alumnos sin poder contar con este alimento. “Más la gente de la comunidad, porque por la contingencia estamos atendiendo a todo el que se acerque”, dijo la directora. “Aquí no han venido a traernos ningún tambor. Ni agua ni gas”.

Otra de las carencias que impiden el buen funcionamiento del servicio del comedor de esta institución es la falta de gas. “Ahorita estamos cocinando en leña, y de paso, se nos fue el agua”, expresó con disgusto. Zuniaga solicitó el suministro de gas el jueves 19 de marzo, y hasta ahora el plantel no ha sido abastecido. “No nos ha llegado, ayer vinieron dos personas a llevarse los cilindros de 43 kg que necesitamos, todavía no los han venido a buscar”, indicó.

Sin guantes

Sobre los implementos preventivos para proteger al personal como solución alcoholada, guantes y mascarillas, “cada quien trae sus cosas, todo así. Todavía no hemos recibido dotación del Gobierno para eso, estamos esperando”.


“Hoy atendimos 335 estudiantes, las mascarillas nos las hacen los vecinos, no poseemos guantes, no hemos recibido ese beneficio del gobierno”, expresó Neyda Navas
   

En el Centro de Educación Inicial Manuel Carlos Piar, Simoncito de Chirica, ubicado en la vía a Upata en San Félix, también preocupa el servicio de agua para atender a los niños en momentos de contingencia. “Se va un día y al otro día llega un poquito. Tenemos que recoger el agua de un día para otro, y comprar también”, expresó la directora de la institución, Soleida Bello.

Sobre los insumos para protegerse del virus, la directora informó que fue su secretaria quien hizo las mascarillas para el personal que labora, “ni el CNAE, ni ningún otro ente público ha suministrado”, informó. Ni guantes, ni mascarillas.

Como esta institución, al menos otras 3 consultadas por Correo del Caroní tienen el mismo problema de dotación de insumos de protección ante posibles contagios del virus. Algunos colegios están haciendo mascarillas por su cuenta para protegerse. “Por donaciones que hemos recibido por parte de la comunidad, y los guantes los estamos gestionando de manera personal”, indicó Elsy Cabrera, directora del Colegio Rafael Urdaneta, en Unare.

En este centro educativo hay una matrícula de 185 niños, y de esos, al menos 168 niños han acudido al plantel para recibir su alimento. Los maestros y personal administrativo exhortan a los representantes a que sean ellos, y no los niños quienes busquen el almuerzo.

“Hoy atendimos 335 estudiantes, las mascarillas nos las hacen los vecinos, no poseemos guantes, no hemos recibido ese beneficio del gobierno”, expresó Neyda Navas, directora del Colegio Fe y Alegría Santa Joaquina, ubicado en el barrio de Inés Romero, en San Félix.

Template by JoomlaShine