Las cajas CLAP puede tardar en llegar hasta tres meses en algunos sectores de San Félix. Aunque se anunció la distribución de 7 millones de cajas de alimentos por cuarentena del Covid-19, estas no cubren mínimamente las necesidades alimenticias de la población.

Ni una caja de los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) ha llegado al estado Bolívar al menos desde enero, denuncian en San Félix y Unare, en el estado Bolívar. El programa de subsidio de alimentos es una de las medidas con las que el gobernante Nicolás Maduro pretende amortiguar los días en cuarentena del personal que ha sido confinado para evitar la propagación del Covid-19.

En Twitter llueven los mensajes de auxilio: “Cómo vamos a estar en cuarentena y no tenemos que comer”, dicen desde San Rafael en San Félix; “tenemos tres meses que Alimentos Bolívar no nos atienden con la caja CLAP, y si no nos mata el coronavirus nos va a matar el hambre", escribió otro usuario a cuentas oficiales como la de Maduro o del presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello.

   
Nicolás Maduro prometió 7 millones de cajas CLAP como medida de ayuda para las familias por el Covid-19. Pero, en febrero del presente año estas representaron apenas el 8% de los alimentos disponibles en el país

Esta política, con la que ahora se pretende compensar el hambre en los hogares, sin embargo, tiene meses fallando. Para 2019 en Ciudad Guayana más del 90% de la población no recibió este beneficio de acuerdo con el Observatorio de Servicios Públicos.

Edison Arciniega, coordinador de Ciudadanía en Acción, comentó que en el monitoreo de marzo para el día 24 el Estado tan solo había cubierto un 19% de las parroquias a nivel nacional. Aunque cree que puede que aumenten para el cierre de mes, hasta ahora calcula que llevan distribuidas un millón de cajas en las casi tres semanas y media que han pasado.

Para Arciniega el peso de 8 kilos 700 gramos no corresponde a las necesidades alimenticias de cada persona. “Está bastante lejos de los 19 kilos iniciales y de los 21 kilos que Maduro dijo hace dos meses”, comentó. En febrero las cajas CLAP representaron apenas el 8% de los alimentos disponibles en el país. De las 340 mil toneladas métricas de alimentos, el Comité de Abastecimiento llegó a aportar unas 27 mil toneladas.

Una persona en Venezuela necesita 36 kilos 740 gramos de alimentos por mes de acuerdo con Arciniega, lo que significa que se necesitan al menos 4 cajas del CLAP por cada miembro de familia, distribución que no sucede en ninguno de los hogares en el país.

La distribución de alimentos como proteína animal también está lejos de cumplir las necesidades de la población. “Los combos proteicos tiene casi mes y medio desaparecidos, y solo llegan a un 5% de las comunidades habituales”, comentó Arciniega haciendo referencia a las bases misiones que contaban con este beneficio.

Nada de la caja CLAP

A Jesús Flores, vecino de Alto Prado en Vista al Sol, no le llega la caja de alimentos desde octubre 2019. La semana pasada cobraron el CLAP pero hasta este martes no había llegado. “Todo el mundo amaneció esperando a ver si venía esa caja del CLAP y tampoco ha llegado”, manifestó. De acuerdo con Flores, la situación de su comunidad es bastante grave por lo que muchas familias están pasando necesidad y la única alternativa que tienen no les llega. “Esperanzados con esa bolsita, pasando hambre que da tristeza”, relató con indignación.

Para Flores el cierre de vías en la ciudad imposibilita la ayuda de familiares que están al sur de Bolívar, por lo que muchos vecinos han quedado sin recursos económicos con que mantenerse. “No se pueden venir, no pueden salir a traerle el poquito que medio consiguen en las minas”, declaró.

En otros sectores, como en la avenida Gumilla, la caja llegó después de que la comunidad protestara. Valmy Villarroel, vecino de la Gumilla en San Félix, indicó que antes del reclamo tenían tres meses sin el suministro de estos alimentos.

“Eso aquí es un desastre, eso aquí funciona a veces a conveniencia”, manifestó Villarroel en referencia al CLAP. Para él no hay esperanzas del suministro ya que ni las mismas personas encargadas del protocolo de las cajas de alimentos saben para qué fecha se hará una nueva distribución: “Estamos casi en cero de alimentos”.

Máxima dependencia

En otros sectores de San Félix ya se quedaron sin alimentos, y no hay posibilidades de resolver una semana más. José Zapata, vecino de Guaiparo, dijo que con cinco personas en una casa se complica mucho más la situación. Para Zapata aunque los abastos se mantengan abiertos hasta el mediodía, de nada sirve si no tienen el dinero para comprar estos alimentos básicos. “Sin salir a trabajar ¿cómo uno compra?”, inquirió.

La caja CLAP cuesta 100 mil bolívares en efectivo, aunque no representa ni 2 dólares, ocupa alrededor del 40% del salario mínimo (250 mil). Sin trabajo, dice Zapata, ni siquiera esta vez podría pagar la caja.

Residentes de otras parroquias como Chirica, 25 de Marzo, Luis Hurtado Higuera y San Rafael han reclamado vía Twitter fallas en la distribución de las cajas CLAP durante por lo menos tres meses. A su vez denunciaron altos precios en la venta de las mismas y disminución en la cantidad de los productos cuando estos combos de alimentos son entregados.

El equipo de Correo del Caroní intentó contactar vía telefónica al jefe de sala estadal del CLAP, Romel Castellanos, pero no hubo respuesta por parte del mismo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) cálculo para 2019 que 6.8 millones de venezolanos estaban en estado de subalimentación. El coordinador de Ciudadanía en Acción teme que esta poca capacidad en la distribución sumada a las pésimas condiciones alimentarias bajo las que ya estaban las personas, profundicen aún más la carencias alimenticias en el país.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework