Personal médico y distribuidoras de insumos médicos vitales tras anuncio de cuarentena por Covid-19 no reciben los suficientes apoyos por parte del Estado para llegar a hospitales y clínicas de Puerto Ordaz.

 Durante la mañana del cuarto día de cuarenta nacional en Ciudad Guayana, personal médico de diferentes hospitales y clínicas de Puerto Ordaz se acercaron hasta la Base Aérea Teófilo Méndez, para informarse sobre la solicitud de salvoconductos. A pesar de que forman parte de los sectores prioritarios, ninguno de ellos pudo surtir gasolina.

Todos regresaban de haber hecho la cola en la estación de servicio Mobil I, en Puerto Ordaz, y fueron rechazados por no tener un salvoconducto firmado por el almirante Williams Serantes, comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI) en Guayana. Sus identificaciones de médicos o enfermeras, además de un documento firmado por el hospital o clínica en el que consta que son personal activo y de guardia, solo les sirve para el libre tránsito en la ciudad, según les indicó el teniente coronel en la base aérea.


La desorganización en la emisión de un salvoconducto interfiere con la operatividad de los sectores considerados prioritarios en esta cuarentena | Fotos William Urdaneta
   

Según les explicó, en el caso del personal de las clínicas privadas, era la Asociación de Clínicas de Guayana (Asocligua) la que debe tramitar la lista del personal y remitirla con el almirante Serantes para su autorización. Para la red de salud pública, cada centro debe pasar una lista a la autoridad única de salud en Bolívar, Franklin Franchi, para tramitar el salvoconducto.

Al lugar llegaron médicos del Hospital Militar Dr. Manuel Siverio Castillo, el Dr. Américo Babó (Ferrominera) y Uyapar, todos sin salvoconducto aunque estaban de guardia este fin de semana.

“Queremos trabajar pero no nos dan la facilidad. La directora del hospital dice que la lista ya está pasada, pero lo hicieron hace como dos meses y mi carro se dañó, estoy usando otro para movilizarme, pero sin gasolina me tocará guardarlo. Este fin de semana me toca guardia y no podré ir”, se quejó una doctora de uno de los hospitales centinelas en el estado Bolívar, el Uyapar.

Se quejó que, en medio de la cuarentena, se le surtiera al transporte público y no al personal de salud, cuando son la prioridad en esta contingencia.

“Es embuste que al sector salud tiene prioridad. Es ilógico que le echen gasolina al transporte público y a los médicos no”, denunció.

Esta misma situación la expuso el doctor José Chavero en su cuenta en Twitter. “Ningún médico ha podido surtir gasolina en ninguna de las E/S de Puerto Ordaz”, escribió.

Médicos principales afectados

El neonatólogo describió precisamente lo que sus colegas vivieron la mañana de este 20 de marzo. Al llegar a la estación Mobil I, también conocida como La Piña, les dijeron que allí solo les surtirían al gremio transporte. En la base aérea les insistieron que la dirección del hospital debe pasar una lista. Aseguró que ya se ha hecho e igual no poseen el salvoconducto. En la bomba Borges, en San Félix, les informaron que esa estaba únicamente destinada para el personal del Hospital Dr. Raúl Leoni.

“La neonatólogo de guardia del Uyapar no pudo asistir al hospital a evaluar los cuatro recién nacidos graves que están hospitalizados en el retén patológico por falta de gasolina”, denunció.

    Queremos trabajar pero no nos dan la facilidad. La directora del hospital dice que la lista ya está pasada, pero lo hicieron hace como dos meses”.

Maritza Moreno, miembro del Colegio de Enfermeras, y trabajadora del Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, indicó que desde el comienzo de la cuarentena anunciada el día lunes han tenido problemas en el traslado al centro de salud. Indicó que algunos trabajadores el día jueves no pudieron asistir ya que funcionarios restringieron el paso y devolvieron a los vehículos del transporte público.

Comentó que la paralización del suministro de gasolina y la escasez de dinero en efectivo hizo más cuesta arriba asistir al centro asistencial pero que el día viernes fue que empezaron a funcionar unos transportes de Transbolívar dados por la Gobernación para garantizar el traslado de los trabajadores durante los tres horarios de entrada y salida. “Sino nos daban el transporte nosotros no garantizamos el cuidado en la institución”, señaló.

De acuerdo con la enfermera, a pesar que han estado limitados con los recursos, en el hospital de Guaiparo han entregado los kits de prevención para el virus Covid-19 a todos los empleados, a su vez fueron solventados los problemas de agua con algunos tanques en las áreas donde no llega el servicio por tubería.

La cuarentena incluso ha repercutido en la asistencia de las enfermeras del sector privado. Mabel Cortez, enfermera de Hospital de Clínicas Caroní, señaló que se ha limitado la asistencia del personal por los problemas de transporte público, indicando a su vez que no tener cómo pagar el traslado también aumenta las faltas. “No hay bancos, no hay efectivo”, comentó.

Insumos varados

Distribuidoras de insumos médicos y material médico descartable también fueron dejadas de lado en el suministro de gasolina. “No hay ningún transporte para enviar la mercancía”, manifestó Manuel Monasterio, director general de Diamelab, distribuidora de insumos médicos y de laboratorio en todo el oriente del país.

Aunque tienen sus propias unidades de transporte para la entrega de estos insumos, hasta los momentos no han sido priorizados por los funcionarios de seguridad para el suministro de gasolina. Con la paralización del suministro de gasolina las distribuidoras no pueden enviar las encomiendas por carritos por el cierre entre un estado y otro. 

   
Médicos cuestionan que se les permitiera surtir al transporte público, en medio de una cuarentena, y no a personal de salud

Diamela es junto a Dhisport dos de las distribuidoras de reactivos e insumos médicos descartables que paralizan sus envíos ante falta de políticas que garanticen el suministro de estos insumos indispensables para el sector salud.

Anis Sallum, médico del Instituto Clínico Unare, comentó que además de los pocos distribuidores que hay y los escasos reactivos que se consiguen se suma la paralización de los insumos en otras ciudades. Uno de los pedidos de reactivos que hizo en días anteriores está paralizado en Guarenas y el vendedor no vio posibilidades que estos pudieran salir a su destino. 

Aunque señala que mantienen hasta ahora todos sus materiales médicos quirúrgicos, indica que con la paralización de los reactivos hay muchos exámenes de laboratorio que no se han podido concretar.

Lilian Navarro, cirujana mastóloga de la Clínica Familia, señaló que están trabajando con normalidad con el stock reservado ante la ausencia de nuevos envíos de insumos médicos. Comentó que algunos médicos del sector privado han manifestado quejas al no ser abastecidos de gasolina ya que está tan solo era para era el área del sector salud en el área pública.

Los trabajadores sin vehículos particulares también han sufrido problemas. “El personal de enfermería y camareras han referido problemas con la parte del transporte público que está escaso”, manifestó Navarro, señalando que la clínica ha tenido que habilitar un transporte privado para su traslado en medio de la cuarentena.

Además de la falta de condicionamiento de los hospitales y de las trabas para el traslado de personal médico, la Dirección de Contrainteligencia Militar el día martes detuvo a cuatro enfermeros del Hospital Central del estado Táchira luego que denunciaran pésimas condiciones en el centro de salud para atender casos del Covid-19.

Sin instrucciones

Desde el miércoles 18 de marzo, las autoridades regionales habilitaron las estaciones de servicio Roraima (Puerto Ordaz), Mobil I (Puerto Ordaz), la estación móvil de la Base Aérea Teófilo Méndez y la estación Borges (San Félix), para el suministro de gasolina solo a los sectores agroalimentario, salud, farmacéutico, servicios básicos, telecomunicaciones, medios de comunicación, energético, vehículos oficiales, entre otros considerados como prioritarios.

Asimismo, quedó restringido el libre tránsito. Los puentes que comunican a San Félix y Puerto Ordaz permanecen cerrados, salvo para las excepciones mencionadas. La tarde del 19 de marzo, Noguera Pietri dispuso también el cierre total de la vialidad a partir de las 2:00 de la tarde.

Estas restricciones forman parte de las medidas que obligan a la ciudadanía a cumplir con la cuarentena nacional, para prevenir y contener los casos del coronavirus Covid-19 en el país. Este viernes, Noguera reiteró que hasta la fecha no hay casos positivos en el estado Bolívar.

Correo del Caroní intentó comunicarse con el almirante Serantes para mayores detalles sobre los requisitos para la solicitud de salvoconductos y las posibles sanciones para quienes no acaten con la cuarentena, pero no hubo respuesta. Se conoció, por otra parte, que quienes requieran este documento deben emitir una carta dirigida al almirante Williams Serantes, comandante de la REDI-Guayana, con la exposición de motivos y su comprobante, como un informe médico por ejemplo, y llevarla a la base aérea en Puerto Ordaz

Esta semana 100 organizaciones no gubernamentales solicitaron que no haya limitaciones: “La medidas de restricción de movilidad deben adoptarse de tal manera que no produzcan desabastecimiento, no impidan la asistencia a centros médicos para tratamientos regulares necesarios para no agravar condición de salud”.

Template by JoomlaShine