La vicepresidenta Delcy Rodríguez informa que no hay casos nuevos de coronavirus en Venezuela. Mientras tanto, al Gobierno de Brasil le preocupa la poca respuesta de Maduro y ordena cierre de la frontera.

Delcy Rodríguez, vicepresidenta del gobierno, indicó en una rueda de prensa que no ha habido nuevos casos confirmados de Covid-19 en Venezuela, siendo el total de 36 contagiados con el virus en el territorio nacional.

Rodríguez señaló que Nicolás Maduro habló por vía telefónica con el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, para solicitarle ayuda humanitaria especial para enfrentar la pandemia que afecta a más de 120 países.

Justamente el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, a través del Centro de Comunicación Nacional anunció previamente que era necesaria la entrada de ayuda humanitaria para atender los afectados por el coronavirus ya que el sistema sanitario del país se encuentra incapacitado para hacerlo.

Tomo esta decisión considerando la incapacidad del régimen dictatorial venezolano para responder a la epidemia del Covid-19”. Jair Bolsonaro    

En aras de continuar con la cuarentena anunciada el 17 de marzo en todo el país, Rodríguez manifestó que el gobierno bolivariano se encargará de garantizar alimentos a la población a través de la distribución de las cajas CLAP, con el objetivo de mantener a los ciudadanos dentro de sus casas.

Asimismo, pidió a los venezolanos llenar una encuesta que se encuentra en el Sistema Patria, que presuntamente les permitirá generar estadísticas para que el equipo de salud pueda tomar las medidas acertadas.

La vicepresidenta Rodríguez ha alabado el “combate extraordinario” que la población venezolana está llevando a cabo contra la enfermedad y ha resaltado cómo la OMS “ha saludado las medidas tempranas” que el gobierno de Maduro ha presentado para intentar mitigar la expansión de la pandemia.

Rodríguez también ha recordado a los venezolanos que permanezcan en sus hogares después de que se haya cumplido ya el segundo día de cuarentena nacional en el país.

Más temprano, el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, ha criticado a través de su cuenta de Twitter al Gobierno de Estados Unidos por su “carácter inhumano” al mantener “las sanciones como instrumentos de ataque contra los pueblos para generar sufrimiento”.

Desconfianza ciudadana

No obstante, los anuncios del Ejecutivo a través de su vicepresidencia carecen de credibilidad tanto dentro como fuera del país ya que la dictadura no es reconocida por los países democráticos del mundo y Nicolás Maduro ha sido catalogado como persona no confiable para aplicar las medidas necesarias que eviten el contagio del virus.

Según Cotejo.info, plataforma digital dedicada al análisis y verificación de la información proporcionada por los funcionarios públicos, la incógnita alrededor de las declaraciones de Delcy Rodríguez pasa principalmente porque Venezuela tiene cuatro años con censura en temas de salud pública y con ausencia de información epidemiológica.

   
La situación en Brasil se agudiza mucho más y obliga a Bolsonaro a tomar medidas en la frontera por desconfianza hacia Maduro | Fotos DPA

El boletín semanal fue suspendido por Maduro con el objetivo de evitar la difusión de las cifras sobre enfermedades que venían en aumento como la difteria o la malaria.

Esta desinformación trae incertidumbre y lleva a la toma inadecuada de decisiones. El portal cita a la Sociedad Venezolana de Infectología cuyos miembros han denunciado que la información epidemiológica es un derecho para los ciudadanos y esta se debe proporcionar de manera certera y oportuna.

Por otro lado, algunas medidas están afectando directamente el desenvolvimiento de la ciudadanía. Por ejemplo, Justo Noguera anunció en rueda de prensa la restricción del suministro de combustible a excepción de las personas relacionadas al sector salud, agroalimentario, farmacéutico, medios de comunicación y relacionados a los servicios públicos.

Las autoridades justifican que la supresión de los despachos de gasolina, los cuales ya son irregulares, obedece a la imperiosa necesidad del cumplimiento del plan de distanciamiento social para contrarrestar el virus Covid-19.

También fuentes médicas indicaron a Correo del Caroní que estas medidas tomadas están interfiriendo en la operatividad y el correcto accionar de las clínicas y hospitales de Puerto Ordaz.

Cercado por la comunidad internacional

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, se suma a lo dicho por Iván Duque y manifiesta su preocupación sobre la poca respuesta que puede dar Maduro ante una pandemia de gran magnitud por la que está atravesando el mundo actualmente. En consecuencia ordenó la ejecución de medidas restrictivas en la frontera de Brasil con Venezuela.

“Tomo esta decisión considerando la incapacidad del régimen dictatorial venezolano para responder a la epidemia del Covid-19”, explicó. Además, señaló que las medidas estarán en vigor por 15 días, con opción de prorrogarlas si así lo estima la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria.

En Brasil se han confirmado 350 casos de coronavirus hasta el momento, y su cercanía con Venezuela podría impulsar la propagación por el territorio nacional si no se toman las medidas acertadas.

Ante una posible propagación masiva del Covid-19, preocupa la poca acción que puede tener el régimen debido al deplorable estado de los centros de salud, lo que pudiese desencadenar un escenario mucho más desfavorable.

Mientras tanto, el régimen de Nicolás Maduro como la oposición liderada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, entienden que para afrontar la pandemia del Covid-19 se necesita de ayuda externa para poder coordinar acciones que favorezcan a los ciudadanos.

Sin embargo, las posturas acerca de esta ayuda son contrarias: Guaidó indicó que es necesario que se abra paso para el ingreso de ayuda humanitaria mientras que Maduro solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo de 5 mil millones de dólares para fortalecer el sistema salud que, horas más tarde, fue rechazado.

Sobre el planteamiento de Maduro, si bien no hubo pronunciamiento formal, representantes del FMI desestimaron este miércoles la solicitud de 5.000 millones de dólares por parte de Maduro. “Lamentablemente, el fondo no está en condiciones de considerar esa solicitud”, dijo un portavoz del organismo.

Template by JoomlaShine