Un Perfil 20 no baja de 20 dólares, lo mismo que la consulta médica más barata. Hay personas que desde hace al menos dos o tres años dejaron de hacerse chequeos de rutina por no poder costearlos.

Solo una mamografía está entre 30 y 50 dólares, sumada al eco mamario y la consulta, la paciente puede gastar al menos 90 dólares. Aunque se trata de exámenes que la mujer debe realizarse anualmente para detectar oportunamente el cáncer de mama o cualquier otra anomalía, no todas pueden costear estos estudios.

Pagar en dólares exámenes de salud es un lujo que solo se puede dar un porcentaje de venezolanos que tiene acceso a dólares, la mayoría de ellos porque recibe remesas del exterior. Sin embargo, la Organización de Naciones Unidas (ONU) estima que, luego de 2020,  33 millones de latinoamericanos (especialmente venezolanos y centroamericanos) están en riesgo por la caída de 14% de las remesas, que van destinadas –esencialmente– para el pago de alimentos.

Sin dólares, la única posibilidad de atención son los centros de salud públicos, pero desde hace varios años no ofrecen estos servicios. En los hospitales de Ciudad Guayana, enfermeras aseguran que no funcionan los laboratorios, y en estos solo toman las muestras que familiares de pacientes envían luego a laboratorios privados o el hospital Ruiz y Páez, en Ciudad Bolívar.

Al no tener condiciones que garanticen la medicina preventiva en mujeres y hombres, los ciudadanos quedan expuestos a morir por una patología simple que pudo atenderse.

Para las mujeres, la consulta anual con el ginecólogo también es vital. La consulta, citología y eco transvaginal oscila entre 20 y 30 dólares.

Regularmente, toda persona debería hacerse un Perfil 20. Este examen incluye hematología completa, glicemia, úrea, creatinina, ácido úrico, TGO, TGP, bilirrubina total y fraccionada, fosfatasa alcalina, proteínas totales y fraccionadas, colesterol total y fraccionado, triglicéridos, calcio y orina. Este examen no baja de los 20 dólares.

A Marcos Ortega hace un mes le hicieron una placa de tórax para descartar una posible neumonía. Solo ese examen le costó 50 dólares.

Su esposa gastó 25 dólares entre citología, eco vaginal y consulta, además de 50 dólares por una biopsia, debido a una anomalía detectada en el Papanicolaou. Estos gastos se suman a lo de las compras de medicamentos que necesitó.

“Ya tengo tres años que no voy al ginecólogo ni me hago mamografía, densitometría ósea, eco mamario ni nada de eso. El último presupuesto que pedí hace poco era como de 90 dólares todo”, dijo Marlene Rivas, quien también admitió tener el mismo tiempo sin acudir al odontólogo para una revisión general y limpieza dental.

Un reciente estudio publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) advierte que el cierre de los servicios esenciales de salud en América Latina y el Caribe, o las dificultades para su acceso, pueden revertir gravemente los avances en la reducción de la mortalidad de las mujeres y los niños de la región. “Según el informe, una reducción del 10% de la cobertura de los servicios esenciales de salud materno-infantil podría causar hasta 28 mil muertes de madres y 168 mil de recién nacidos”, destaca una nota de prensa de la organización.

Los riesgos de una simple caries

El abandono de la medicina preventiva puede traer condiciones fatales y colapsar, además, los sistemas de salud. El cirujano maxilofacial Williams Arrieta destaca que hay pacientes que mueren incluso en atención privada porque no se atendieron a tiempo, o por falta de algún medicamento.

“La gente no tiene ni para hacerse una extracción dentaria ni para una limpieza, y con una infección bucal eso puede llegar a la columna vertebral, el cerebro, y ser mortal. Con una simple caries puedes tener problemas cardíacos, puedes perder una prótesis de rodilla, de caderas, por una simple caries dental porque la infección se extiende y llega hasta al cerebro y puedes tener acceso cerebral y se muere el paciente en terapia intensiva sin saber que es por eso. Yo he tenido cuatro, cinco pacientes y tres de ellos han muerto por una simple caries”, explicó.

La reparación de una caries dental cuesta mínimo 20 dólares, según el consultorio; una limpieza entre 10 y 20 dólares. “La población común no puede, si el habitante normal que no gana sueldo mínimo gana son 10 dólares. Yo he visto morir gente con lesiones pequeñas que pudieron atenderse a tiempo”, advirtió Arrieta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como mínimo un chequeo bianual a partir de los 40 años y anualmente a partir de los 60 años. También recomienda que los menores de 40 años se realicen un chequeo médico.

El Panorama de la Salud: Latinoamérica y el Caribe 2020, un reporte conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos  (OCDE) con el Banco Mundial, reveló que el gasto total en salud en los países de Latinoamérica y el Caribe corresponde a un 6,6% del PIB, inferior al 8,8%. “El gasto varió entre un 1,1% en Venezuela hasta un 11,7% en Cuba y 9,2% en Uruguay en 2017”, reseña el informe.

Los sistemas de salud dependen en gran medida del gasto de bolsillo o de seguros privados complementarios de los hogares en Latinoamérica, pero en el caso de Venezuela este acceso a la salud -incluso privado- es limitado por la hiperinflación y la dolarización.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework