Este año, el mes de la diabetes se conmemora con un índice de escasez de tratamiento de 57% según la data más reciente de Convite en 11 ciudades del país. Laboratorios Farma informa que en medio de la pandemia el control de pacientes diabéticos es crítico.

@mlclisanchez 

En medio de la pandemia por COVID-19, la empresa privada venezolana Laboratorios Farma advierte que el control metabólico de los pacientes diabéticos es crítico, y por ello no se debe descontinuar el tratamiento. Al contrario, se debe redoblar la vigilancia a los niveles de glucosa en sangre.

A propósito del mes de la diabetes, la organización explica que ¾aunque tener diabetes no hace a una persona más vulnerable al contagio por COVID-19¾ un mal control de la glucosa en la sangre sí hace más vulnerable a las personas a las complicaciones, lo que trae consigo la infección causada por el nuevo coronavirus.

Todo esto en medio de una escasez de tratamiento para esta enfermedad crónica en Venezuela. Los medicamentos para la diabetes marcan 57% de escasez en 11 ciudades monitoreadas por la organización Convite hasta mayo 2020. Las ciudades donde hay más escasez de tratamiento para la diabetes hasta ahora son: Barquisimeto (86%), Caracas (73%), Mérida (56%), San Carlos (56%) y Puerto Ordaz (50%).

La diabetes es una de las comorbilidades más importantes en COVID-19 de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se asocia con mayor mortalidad. De ahí la urgencia de propiciar los mecanismos necesarios que garanticen el acceso de estos pacientes a tratamiento y cuidados.

   
Mal control de la glucosa en sangre propicia complicaciones por COVID-19 en pacientes diabéticos de acuerdo con Laboratorios Farma | Foto cortesía

De acuerdo con Laboratorios Farma, la diabetes mal controlada conduce al deterioro de células y tejidos, entre estos, a los que pertenecen al sistema inmunológico, lo que hace que disminuya su capacidad de defender al cuerpo de infecciones.

La organización explica que la alteración del sistema inmune, tanto de la primera línea de defensa como la inmunidad adaptativa ¾que implica la fabricación de anticuerpos específicos¾  compromete el funcionamiento completo de las células que defienden al organismo: fagocitos y linfocitos, lo que hace a la persona vulnerable a contraer infecciones como en este caso, la COVID-19.

La glucosa alta en la sangre, producto de una diabetes no controlada, también provoca alteraciones en el corazón, los vasos sanguíneos e incluso compromete el sistema renal, indica Laboratorios Farma.

“Cuando el paciente diabético no está bien controlado se producen daños en varios órganos entre ellos el riñón, y este daño renal podría producir aumento de la presión arterial, desarrollando entonces HTA”, explicó la doctora Susana Gómez, médico internista de Laboratorios Farma a propósito del mes de la diabetes.

Esto quiere decir que, con el aumento de la glucemia, crece el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y la obstrucción o ruptura de vasos sanguíneos.

En algunos casos, incluso es recomendable ¾bajo indicación médica¾  el uso de antihipertensivos en quienes desarrollen hipertensión, fármaco que también beneficia la función renal y está escaso en un 49% en 11 ciudades del país de acuerdo con Convite.

“Muchos antihipertensivos benefician la función renal de los pacientes diabéticos, por lo cual, en ciertas ocasiones, se indican con la finalidad de proteger el riñón en estos pacientes y no como medicamentos para el control de la tensión”, dijo la doctora.

Laboratorios Farma recalca que a menudo un paciente con diabetes, no solo padece esta enfermedad, sino también hipertensión u obesidad, y en su mayoría son personas de la tercera edad.

Por ello, aunque no son más vulnerables al contagio, lo son a las complicaciones asociadas a la COVID-19, contexto en el que un tratamiento ininterrumpido, alimentación balanceada y acatamiento de medidas de inseguridad pueden marcar favorablemente la evolución clínica del paciente.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework