Debido al colapso de los servicios básicos como agua y saneamiento en los hospitales de Guayana, profesionales de la salud manifiestan su preocupación ante la poca probabilidad de respuesta del sistema de salud público ante posible brote de coronavirus.

@mlclisanchez

Una de las formas de prevención del coronavirus (Covid-19) es la higiene: lavarse las manos constantemente, áreas limpias y con buena ventilación, pero los hospitales de Guayana están lejos de cumplir con estas formas de prevención.

Un ejemplo de ello son las condiciones de saneamiento del Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo. “Las condiciones son muy tristes para los pacientes que acuden aquí, no tenemos agua, no hay aires acondicionados, no hay espacio. No tenemos cómo atender a los pacientes”, comunicó la presidenta del Colegio de Enfermeras, Maritza Moreno, en una denuncia pública a través de las redes sociales.

La licenciada resaltó que a veces no hay agua ni para lavarse las manos o para algún procedimiento médico. Los familiares de los pacientes deben cargar botellas de agua para atenderlos, por ejemplo, con el aseo personal.

“Ni siquiera contamos con tapabocas, mascarillas. Para podernos proteger de pacientes que lleguen con una simple gripe, y ni hablar del coronavirus. Si llega va a ser algo catastrófico para los hospitales de Ciudad Guayana”, señaló.

“El Uyapar, la Negra Hipólita y el Ruiz y Páez están en las mismas condiciones. También tiene todas estas carencias de insumos y material médico-quirúrgico. Aspiramos que en el transcurso de esta semana llegue algo de material”, resaltó.

El ministro de Salud, Carlos Alvarado, anunció el jueves que Venezuela está en estado de alerta ante el coronavirus, sin embargo, esto no se ha traducido en dotación de insumos para los hospitales o en un control epidemiológico más allá del control fronterizo.

 
Las condiciones insalubres del hospital de Guaiparo son alarmantes | Fotos Laura Clisánchez
 


“Hay que reconocer que los hospitales están en el suelo, y que las personas están muriendo a menguas porque no tienen cómo ser atendidos”, concluyó Moreno.

En un recorrido por las instalaciones del hospital de Guaiparo, en San Félix, Correo del Caroní logró presenciar cómo los pacientes caminan entre suciedad y mal olor. Todo esto con la ausencia de aires acondicionados. La compañía de los pacientes, sus familiares y el personal de salud del recinto hospitalario son los perros callejeros que entran y salen dejando un rastro de orine y barro en los pasillos.

Esto sucede en un centro de salud pública que debe estar preparado para cualquier situación de emergencia pero que no lo está por falta de inversión estatal, crisis de insumos y colapso de servicios públicos.

“Imagínate que un caso de coronavirus cruce por esa puerta”, afirmó una licenciada en enfermería, que prefiere no ser identificada mientras señala la puerta de pediatría atravesada por un cartel que dice No pase, no hay cupo, todo esto mientras una madre comienza a gritar y a llorar porque acababa de morir su hija en el parto. “Yo no la quiero ver tirada ahí”, repetía con las manos en la cabeza mientras alguien la sostenía para que no se desplomara en el suelo.

“Aquí no hay mascarillas, no hay material médico-quirúrgico descartable”, dijo mientras pasaba por la emergencia en la que hay un bebedero de agua que ahora se utiliza como contenedor de desechos porque hace tiempo no funciona. Y al lado de esto, una puerta abierta de par en par con un cartel que dice: “no pase, área contaminada”.

Los baños de Guaiparo tampoco funcionan, solamente se puede usar el del personal. ¿Cómo hacen los pacientes? “No se aguantan, y hacen en los baños que no funcionan”, respondió la licenciada.

“El agua es de vital importancia para los hospitales, no solo es vital para la higiene personal sino para la limpieza de las áreas contaminadas en los recintos hospitalarios. Estamos desasistidos y no hay una voz del gobierno regional que reconozca que estamos en emergencia sanitaria”, señaló Hugo Lezama, presidente del Colegio de Médicos.

El doctor subrayó que si no hay capacidad de respuesta para atender emergencias, tampoco la habrá para enfrentar el coronavirus en Guayana.

Sin capacidad de atención

En entrevista con Correo del Caroní, el cirujano especialista en temas ambientales y epidemias Jhonnys Heraoui, explicó cómo una persona puede pasar de una fase leve a grave de coronavirus, y en cuál caso el sistema de salud público tiene capacidad de respuesta a nivel nacional y regional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus es una familia de virus que causan infecciones respiratorias desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). Hasta ahora solo la prevención puede mitigar la enfermedad.

Es necesario resaltar que no todas las personas desarrollan una fase grave de la enfermedad, y no todas las personas infectadas necesitan atención hospitalaria. “Hay personas más propensas a desarrollar la fase grave de la enfermedad que requiere asistencia ventilatoria: ancianos, personas con cáncer, o con otras condiciones inmunodeficientes, o de inmunosupresión como el HIV, o con déficit de defensas”, explicó el médico.

     
El centro asistencial no cuenta con las condiciones mínimas de higiene según los parámetros de la OMS para aislar casos de coronavirus

Son estos factores los que determinan que una enfermedad viral leve causada por coronavirus se convierta en una infección grave que comprometa al sistema respiratorio. “Es esta etapa la que lleva al apoyo ventilatorio, y en muchos casos la persona fallece”.

Venezuela -incluyendo Ciudad Guayana- solo está en capacidad de atender la fase leve de la enfermedad. “Para la atención primaria, que se refiere a atender a la población con síntomas generales que son iguales a cualquier resfriado común, que son la secreción nasal, la tos, el estornudo, la fiebre y el malestar general, la capacidad de Venezuela es similar a la de cualquier país”, indicó Heraoui.

Esta atención básica se basa en los parámetros de la OMS: reposo, aislamiento en casa y buena alimentación. “Además tomar cualquier medicamento antipirético como Acetaminofén, de manera que la persona pase el proceso de enfermedad sin complicaciones”, expresó.

El panorama comienza a complicarse cuando el sistema de salud pública deba enfrentarse a un caso grave de coronavirus, que son los que requieren atención hospitalaria. “En nuestros hospitales no tenemos espacio para atender ningún brote de coronavirus. Esto implica conocimiento médico, conocimiento en enfermería, medidas de protección y aislamiento, apoyo en medicamentos por vía endovenosa e inhalatoria y el apoyo en terapia intensiva”, señaló.

“Tenemos una deficiencia severa”, continuó el doctor quien además afirmó con preocupación que la incapacidad para la atención hospitalaria del coronavirus puede generar un manejo inadecuado de los pacientes de acuerdo a las normas y pautas del Reglamento Sanitario Internacional (RSI).

“Esa es nuestra realidad, aparentemente no estamos en capacidad de esa segunda fase de la enfermedad. Esperemos que si llega lo haga en su fase leve con uno que otro caso complicado que podamos solventar tanto en la parte pública como en la parte privada”.

Control fronterizo insuficiente

El epidemiólogo José Félix Oletta resaltó la importancia de que en Venezuela no solo se atienda la parte de contención del coronavirus -que es la fase en la que se evita la propagación del virus a través de control fronterizo restringiendo el paso de personas posiblemente contagiadas al país, sino que el sistema de salud se prepare para una fase de mitigación de la enfermedad.

“No todo se tiene que concentrar en las aduanas y los puntos de frontera”, apuntó el epidemiólogo a propósito del anuncio del ministro de Salud Carlos Alvarado sobre la implementación de la vigilancia epidemiológica en aeropuertos, puertos y pasos fronterizos. Esta es la única estrategia de prevención que hasta ahora tomará el Gobierno nacional.

“Esto no lo va a resolver. Una persona puede perfectamente pasar desapercibida por la frontera. Totalmente asintomática o con manifestaciones muy menores. Cualquier persona proveniente de cualquier país podría tener en un momento dado síntomas relacionados con el virus. Las medidas de contención a través de la frontera son insuficientes”, manifestó.

“Debemos estimular a que el gobierno haga todos los esfuerzos necesarios para obtener preparativos suficientes, adecuados y oportunos como la capacitación de recurso humano y dotación de insumos para atender un posible escenario de entrada del virus”, agregó.

Template by JoomlaShine