Mariela Ramírez, activista del movimiento ciudadano Dale Letra, es parte de la campaña Liderazgo Democrático que, entre otras cosas, busca que todos los sectores se comprometan con la recuperación de la democracia.

Al menos 95 organizaciones de derechos humanos y movimientos sociales, y 124 ciudadanos, suscriben el documento que exige un “Liderazgo Democrático” en Venezuela.

   
Ramírez manifestó que el reto es seguir trabajando para lograr que la esperanza de la población se transforme en cambios reales

En el documento instan a que todos los factores que hacen vida en el país urjan a los actores políticos el pleno restablecimiento de la Asamblea Nacional, para que proceda a regular, mediante ley, el tratamiento que debe dársele a la pandemia de la COVID-19 y, en especial, a sus gravísimas consecuencias en la vida de cada habitante de este país y en la sociedad venezolana.

“No solo para restablecer la soberanía nacional, sino más específicamente para avanzar en la solución de la complejísima crisis venezolana habría que rehabilitar a la Asamblea Nacional, como espacio natural para la discusión y cristalización de los acuerdos políticos que el país requiere, de modo que esta pueda proceder a regular, mediante ley, la gestión de la crisis derivada de la propagación del SARS Cov2, de la escasez de combustible y de las gravísimas consecuencias de ambas situaciones extraordinarias con la participación de todos los sectores políticos que representan el mandato de más de 14 millones de venezolanos”, concluye el petitorio.

Mariela Ramírez, activista del movimiento ciudadano Dale Letra, el cual es promotor de la campaña Liderazgo Democrático, recordó que esta iniciativa surgió porque “las acciones que el grupo en el poder ha promovido para socavar la democracia, para generar un deslave institucional e irrespetar los derechos políticos y de participación de los ciudadanos, ha conformado progresiva y aceleradamente un régimen sin legitimidad, con un pronunciado sesgo autoritario”.

Destacó que para la restitución de la democracia se requiere referentes sólidos comprometidos con la defensa y garantía de los DDHH, por lo que a raíz de los acontecimientos de la llamada “Operación Gedeón”, consideran que el liderazgo democrático en el país debe comprometerse con una ruta pacífica, constitucional y electoral.

Rechazan todo mecanismo violento

Sobre el objetivo, reiteró que -como dice el comunicado- demandan “una pública rectificación de la ambigüedad en que se ha incurrido en el tema de la violencia, reiterando sin titubeos que la vía para lograr el cambio necesario es pacífica, constitucional y democrática. Además que toda lucha, en la calle y en cualquier escenario de negociación política, está orientada a lograr la restitución de los derechos de participación política y electoral de todos los venezolanos, para que sea el pueblo quien decida su destino en elecciones auténticamente libres”.

   
La campaña Liderazgo Democrático surgió a raíz de los acontecimientos de la Operación Gedeón | Foto @acsinergia

A Juan Guaidó y las direcciones partidistas de la oposición sugieren que reconstruyan la alianza democratizadora, dotándola de los mecanismos institucionales que le permitan llevar a cabo la discusión y la evaluación profunda de los contenidos y las ejecutorias del campo democrático.

“Hay que hacer política y se debe erradicar el cortoplacismo, el personalismo y la búsqueda de la hegemonía grupal, sustituyéndola por la construcción de consensos plurales. Para que el campo democrático sea una esperanza con posibilidades reales en esta hora oscura debe tener una dirección colectiva, capaz de discutir y elaborar una estrategia inclusiva y exitosa, que pueda ser transmitida al país y al mundo, de manera diáfana, mediante una vocería coherente”, afirmó Ramírez.

Al régimen de Nicolás Maduro y a la alianza de partidos que aspira a restituir la democracia, exigen “la reactivación de un mecanismo creíble, equilibrado, inclusivo, con metas realizables y facilitado por mediadores reconocidos, a fin de buscar las soluciones reales y concertadas a la crisis venezolana. Por difícil que sea el esfuerzo de la negociación política, siempre será preferible a la decisión de contratar mercenarios o el uso de fuerzas especiales rusas dentro del país”.

“Los venezolanos de todos los colores políticos estamos cansados de estas prácticas, que cuestan vidas y aumenta el sufrimiento de las mayorías, sin aportar soluciones sostenibles a una crisis política, social y económica insostenible que se profundizará aún más si no se ponen los intereses del país por encima de las apetencias individuales”, agregó la activista.

Ciudadanía activa

Mariela Ramírez destacó importante e “imprescindible que los ciudadanos recuperemos la palabra como instrumento de reflexión crítica, de problematización y cambio social, como fuerza creadora de nuevas ideas y proyectos que hagan posible la transformación del país”.

Considera urgente que todos los sectores sociales del país participen activamente en la recuperación de la democracia, para lo cual “es imperativo hacerse de la palabra y poblar los espacios de convivencia, democratizar todas las relaciones con nuestra acción cívica, demandando simultáneamente a nuestro liderazgo un compromiso firme con estos principios y valores”.

Ramírez manifestó que el reto es seguir trabajando para lograr que la esperanza de la población se transforme en cambios reales ante la crisis en Venezuela que comprometen la sobrevivencia, la libertad y seguridad de los venezolanos.

Template by JoomlaShine