La movilización en Puerto Ordaz hizo énfasis en un mensaje contra la desesperanza ante la traba del régimen de Maduro a la crisis institucional. “No hay que claudicar, tenemos que seguir en la lucha”.

 La movilización convocada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y los sectores que reclaman una salida democrática a la crisis institucional ratificó el espíritu cívico de un grupo de guayaneses que más allá de los desencuentros sigue firme en su lucha por un cambio político que revierta la emergencia humanitaria.

Para ello siguen apostando por una salida pacífica que implica un proceso electoral, pero no cualquiera. Los ciudadanos insisten en que además de las parlamentarias que, constitucionalmente, corresponden este año, tienen que darse las presidenciales, al considerar fraudulento el proceso de mayo de 2018, con el que Maduro se abrogó una reelección.

Las movilizaciones convocadas en Ciudad Guayana han tenido sus altos y bajos, asociados en parte por la misma dinámica de sobrevivir a la crisis.

Entre los que participaron estuvo Oscar Candela, peruano de nacimiento pero con 47 años viviendo en Venezuela. “Esta es la única manera de sacar a un país adelante, depende de nosotros, no hay que claudicar, tenemos que seguir en la lucha”.

“Debo reconocer que en gobiernos anteriores hubo corrupción, pero teníamos calidad de vida, eso tenemos que corregirlo y hubo mucha gente que se equivocó con este régimen. Depende de nosotros tener un gobierno sin corrupción y con mejor calidad de vida, porque lamentablemente nos han sometido por el estómago, sobre todo a la gente humilde y que no tienen un trabajo, y nuestros jóvenes emigraron y hemos quedado pura gente mayor”, agregó Candela.

No descarta que este año se pueda ir a elecciones, pero hace hincapié en la necesidad de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Hemos visto la parcialidad de esta directiva para que ellos (régimen) pueda lograr triunfos con votos ajenos. Estaría de acuerdo con ir a unas parlamentarias e inmediatamente que se hagan las presidenciales para demostrarles que el pueblo no quiere a este régimen, porque son malos, tienen la maldad en el corazón”, reiteró.

  Los manifestantes denunciaron estar ante un estado de “terror institucional”, o lo que es igual, un proceso de anulación de las derechos y libertades  

“El apoyo internacional ya lo tenemos”

Para Nancy Palacios, elecciones limpias empieza por un CNE sin Tibisay Lucena y demás rectoras doblegadas a lo que dicta el régimen. Pero también hizo un llamado de atención al rol de la ciudadanía.

“Todo el mundo reclama que la dirigencia no hace nada, pero nosotros también debemos hacer, porque el apoyo internacional ya lo tenemos, pero si el pueblo no se manifiesta vamos a seguir así unos 20 años más. Es lamentable que no tomemos conciencia de la situación que estamos viviendo”, manifestó Palacios.

“Estamos dispuestos a ir a elecciones, pero primero hay que sacar a todo lo que es este régimen, ya que nos han demostrado que son fraudulentos y no dan credibilidad para unas elecciones libres”, agregó Mirla Castellanos, otra de las manifestantes.

En el Pliego Nacional de Conflictos entregado este martes al Parlamento se acuerda, entre otras cosas: asumir la tarea de “hacer confluir todos nuestros esfuerzos para la consecución, en el menor plazo posible, de esa elección presidencial, en el cual la soberanía popular pueda manifestar, mediante el voto, su deseo y necesidad de cambio”.

Incluyen en el documento que “son condiciones innegociables para la celebración del proceso electoral presidencial de manera libre, justa y verificable la existencia de un nuevo Consejo Nacional Electoral imparcial que sea designado por ésta legítima Asamblea Nacional como lo ordena la Constitucional Nacional, la rehabilitación de todas las organizaciones políticas inconstitucionalmente canceladas por el régimen, la habilitación y el retorno de todos los derechos políticos de todos los ciudadanos conforme a la ley para el ejercicio del sufragio pasivo y activo, el cese de las persecuciones y la judicialización de la política, así como las inhabilitaciones inconstitucionales, la garantía del derecho al voto para todos los venezolanos que han tenido que emigrar de nuestra patria por la inmensa crisis humanitaria causada por el régimen tiránico, la presencia de observadores internacionales con credibilidad en todas las etapas del proceso electoral”.

Sostienen también la necesidad de rescatar los poderes públicos, y se oponen a “cualquier intento que realice el régimen para, por medio de procesos fraudulentos, amañados y sin ninguna garantía, ejecutados mediante falsos diálogos en donde sólo negocia consigo mismo, obtener una pretendida legitimidad democrática ante el país y el mundo”.

 

Fotos William Urdaneta


La marcha en Puerto Ordaz salió desde la 'esquina caliente' de Unare hasta el Paseo Caroní

En Ciudad Guayana, un grupo de ciudadanos aún resisten a la lucha contra la dictadura desde la movilización de calle


El rechazo a Maduro concentró buena parte de las pancartas de este martes

 

Represión en Caracas

Miles de venezolanos atendieron la convocatoria realizada por Guaidó para marchar este martes hacia la Asamblea Nacional, en Caracas, como una forma de aumentar la presión interna sobre el Gobierno de Nicolás Maduro, pero no lograron su objetivo porque las fuerzas de seguridad se lo han impedido.Según el portal de noticias Efecto Cocuyo, agentes de la Policía y la Guardia Nacional Bolivariana (PNB y GNB) armados con equipos antimotines se han desplegado desde primera hora en los alrededores de la sede legislativa y en otros puntos de la capital venezolana, llegando incluso a restringir el tráfico de vehículos en las principales autopistas que conectan los estados de Miranda y Vargas con Caracas.

Con la marcha opositora de este martes, Guaidó pretendía reactivar la calle como una forma de presión interna contra Maduro, al mismo tiempo que sus aliados internacionales estrechan el cerco sobre el presidente venezolano y sus colaboradores, principalmente, a través de las sanciones.El líder opositor ha aprovechado para enviar un mensaje interno, indicando que, si bien hay espacio para la “crítica constructiva”, “el que no esté dispuesto a obtener una solución, que se aparte”. “Aquí la mayoría quiere una solución. Queremos vivir con dignidad”, ha zanjado.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework