Opinión

La irritación social que traga, como nunca, la humillación del engaño por tantos años, es evidente que empuja su destino y no el de los cálculos políticos del régimen.
Muchas veces me han preguntado por qué sigo estudiando. Me lo he estado preguntando a mí misma y concluí que seguimos aprendiendo porque seguimos confiando en la transfiguración del sistema.
Con esos anticuerpos antimperialistas clavados en una inestable psiquis los franquiciados del ñangarismo se convierten, muy rápida y fácilmente, en dueños de aquellos lábiles sujetos.
Este año escolar sigue sin arrancar en serio. Hace falta una ruta que paulatinamente vaya generando las condiciones para educar en este país. Hay que cuidar la escuela como institución, y ello supone su planta física, los alumnos, los maestros y las familias. Nuestra escuela está amenazada y el cariño tiene que ser activo. Sobre eso escribo.
La memoria es el cemento de la sociedad y sin ella corremos el riesgo de cometer los errores de siempre. Educar contra el olvido es una tarea perentoria.
JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework