Opinión

Se dijo hasta la saciedad que Donald Trump fracturó a los norteamericanos. Trataba, sí, de salvar las raíces históricas y culturales que le han dado a la nación su unidad, comportándose al efecto de un modo “políticamente incorrecto”.
No podemos adoptar los modelos periclitados de la década de los 70 ni mucho menos de la propuesta chavista-madurista. Debemos apuntar nuestra visión hacia la modernidad inteligente con inclusión y respeto por los derechos humanos.
La lectura es aliciente para volvernos exigentes y obligarnos a internalizar el entorno más allá de lo que vemos. La realidad se nos impuso, pero toda realidad es transformable.
El 20 de noviembre se celebra otro aniversario de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño. Es un tratado que establece obligaciones para los Estados parte. Recordar su contenido es necesario y, de paso, detenernos en cómo están esos derechos de niños y adolescentes en Venezuela.
Es menester plantearnos desafíos y, entre otras reflexiones, encaminarnos hacia la regeneración tanto política como social que amerita de suma grandeza en dirigentes y ciudadanía.
JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework