Los jerarcas rojos y verde oliva que han pasado por la jefatura de Sidor en estos años, han descuidado tanto la cadena de producción de productos planos, que en los últimos siete años la producción de ese “lomito”, que es la hojalata, ha desaparecido casi totalmente.
Era un sitio de creación y progreso. Un sitio inspirador. Generador de modernidad y progreso. Al destruirlo, la “revolución” repite su “obra” de liquidar la soberanía nacional productiva. En este caso, la del agro guayanés.
Venezuela era totalmente autosuficiente en producción de gasolina, diésel y otros combustibles. Por décadas no necesitó importar y, por el contrario, hasta exportaba algunos excedentes.
En los años por venir, al recuperar la democracia y el progreso, ese proyecto de Pulpaca debe reiniciarse y al mismo tiempo habrá que establecer responsabilidades. Además, para asegurar el renacer de la prensa escrita y de la libertad de información.  
La revolución necesita la desinformación. Controlar lo que se informa. Desaparecer a casi todos los periódicos impresos es parte del asunto. Quedó demostrado con los allanamientos recientes contra Correo del Caroní.
Una agria historia del despilfarro de miles de millones en otra “obra” sin terminar (y miles de millones botados en nada).
 
 
JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework