Opinión

Los tumeremenses, desde cualquier lugar donde nos encontramos, repudiamos el homicidio del comandante Ernesto Solís y todos los homicidios que han ocurrido en Tumeremo.
Jesús se sabía cercado e invitó a los discípulos a la cena de despedida. Última Cena cargada de emociones donde Jesús se desahogó con ellos y les dijo: Las autoridades me pondrán preso y me quitarán la vida, pero yo la doy voluntariamente por ustedes y por los que vendrán, porque son amigos míos. Nadie tiene más amor que quien da la vida por otro. Ámense unos a otros y yo estaré siempre con ustedes.
Pocos días antes de que el final lo sorprendiera de pronto y lejos, Diego Márquez Castro, columnista de tradición en Correo del Caroní, pensaba el mundo y su devenir a partir de esta pandemia. Esas ideas las plasmó en esta, su última columna, que compartimos con nuestros lectores para honrar una vida que nos acompañó desde sus aportes a la civilidad.
Las cruces de la escuela venezolana no aparecieron con el Covid-19, pero esas cruces se han vuelto más pesadas. Pero después del viacrucis está la resurrección. Del camino de la cruz y de la resurrección de la educación del país trata esta columna.
Desaparecido el prócer de Sabaneta, sus herederos siguen la misma línea, siempre bajo la tutela castrista, para controlar a un pueblo crédulo y cómodo.
Template by JoomlaShine