饾棖饾椉饾椏饾椏饾棽饾椉 饾棻饾棽饾椆 饾棖饾棶饾椏饾椉饾椈í y varios medios del interior se unieron para ofrecer una visión amplia de cómo se ha vivido la COVID-19 en distintas regiones del país. En esta entrega ofrecemos la situación en Anzoátegui, Bolívar, Táchira y Yaracuy.

TalCual

Los yaracuyanos se resisten a las medidas contra la COVID-19

Arranc贸 septiembre y tras seis meses de cuarentena, el estado Yaracuy reportaba m谩s de 600 casos de COVID-19. En esta entidad, de m谩s de 785.000 habitantes (datos del 2015), donde hasta su m谩xima autoridad, Julio Le贸n Heredia, padeci贸 el virus su poblaci贸n a煤n se resiste a acatar las medidas b谩sicas para evitar el contagio y propagaci贸n del nuevo coronavirus.

Los yaracuyanos reconocen que no han podido asumir la nueva realidad. Sin embargo, unos pocos confiesan que al principio 鈥渘o cumpl铆an las medidas鈥, pero en vista del aumento de los casos est谩n m谩s atentos de acatarlas mientras sea posible y llaman a sus coterr谩neos a hacerlo.

Actualmente, en la entidad de 14 municipios aut贸nomos y 21 parroquias civiles solo funciona un hospital centinela, el Pl谩cido Daniel Rodr铆guez Rivero, en San Felipe. El estado dispone, seg煤n reportes del gobierno, de m谩s de 500 camas distribuidas entre Centros de Diagn贸stico Integral (CDI), ambulatorios y el hospital centinela.

T谩chira: Sortear el COVID-19 sin servicios p煤blicos聽

M谩s de 3.000 casos de COVID-19 se han registrado en T谩chira, estado fronterizo con Colombia, una de las regiones m谩s castigadas del pa铆s, en cuanto a recursos y funcionamiento de los servicios p煤blicos. A los tachirenses los agarr贸 la pandemia en medio de una escasez de gasolina y gas dom茅stico feroz. Con la cuarentena se agudizaron las fallas de los servicios p煤blicos domiciliarios: agua potable, gas dom茅stico y electricidad -reportan cortes de luz de m谩s de 15 horas, diarias-, fundamentales e influyen directamente en la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Se suman a estos el colapso de algunas v铆as, con la autopista hacia La Fr铆a; tambi茅n fallas en las comunicaciones telef贸nicas y del servicio de Internet.

T谩chira fue la principal puerta de entrada de los cientos de migrantes venezolanos residenciados en los pa铆ses del sur, quienes decidieron volver a Venezuela tras la llegada de la pandemia, una situaci贸n que les mostr贸 otra cara de la vulnerabilidad de la migraci贸n. Para albergar a los retornados se establecieron 18 Puestos de Asistencia Social Integral (PASI), espacio que generaron pol茅mica y molestias, por razones diversas.

La entidad andina, regida por una gobernadora electa, Laidy G贸mez y un protector impuesto, Freddy Bernal -quien padeci贸 el virus-, cuenta con un hospital centinela, el Universitario de San Crist贸bal.

En Bol铆var la malaria y el COVID-19 crecen en paralelo

Venezuela lleg贸 a ser uno de los principales pa铆ses de Am茅rica del Sur l铆der en la batalla contra la malaria, pero en los 煤ltimos a帽os la enfermedad ha reaparecido con m谩s fuerza. Bol铆var es el estado donde m谩s casos se han registrado debido al auge de la miner铆a ilegal, la deforestaci贸n, la crisis econ贸mica, la escasez de medicinas y el bajo control epidemiol贸gico por parte del gobierno nacional. A este escenario se le sum贸 en marzo la COVID-19. En los 煤ltimos seis meses ambas enfermedades han ido en aumento de forma casi simult谩nea.

En la entidad fronteriza -una de las m谩s extensas del pa铆s- que dirige Justo Noguera Pietri, la primera semana de septiembre reportaba m谩s de 2.400 positivos para el nuevo coronavirus.

El hospital Rosario Vera Zurita, en Santa Elena de Uair茅n; el Dr. Ra煤l Leoni del IVSS, en Ciudad Guayana; y el Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y P谩ez son los centros centinela de la provincia.

Anzo谩tegui: Superar el COVID-19 en casa

No todas las personas que presentan s铆ntomas de la COVID-19 se someten a una prueba o a una evaluaci贸n m茅dica en un centro asistencial p煤blico. Eso ha pasado en varios pa铆ses, por razones diversas, desde desconfianza en el sistema como temor a ser se帽alados por tener la enfermedad.

En Venezuela quienes han decidido superar en virus en casa y bajo control de un m茅dico de confianza, afirman que su postura responde a no querer ponerse en manos del gobierno ni de su sistema sanitario. Pero superar una enfermedad nueva, que paraliz贸 al mundo, en un pa铆s en hiperinflaci贸n y con los servicios p煤blicos colapsado es una gran proeza.

Una abogada y profesora universitaria anzoatiguense narr贸 a El Tiempo c贸mo fue su recuperaci贸n del virus, en medio de la severa escasez de gas, gasolina y agua que atraviesa el estado que alberga el Complejo Petroqu铆mico Jos茅 Antonio Anzo谩tegui.

La entidad que dirige Antonio Barreto Sira (AD) suma m谩s 1.100 casos de COVID-19, y cuenta con dos hospitales centinela, el general Dr. Felipe Guevara Rojas, en El Tigre, y el Dr. Luis Razetti, en Barcelona.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework